Salvador Calderón y Arana an Hugo Schuchardt (07-01502)

von Salvador Calderón y Arana

an Hugo Schuchardt

Unbekannt

03. 11. 1882

language Spanisch

Schlagwörter: Credner, Karl Hermann

Zitiervorschlag: Salvador Calderón y Arana an Hugo Schuchardt (07-01502). Unbekannt, 03. 11. 1882. Hrsg. von Gerhard Steingress (2009). In: Bernhard Hurch (Hrsg.): Hugo Schuchardt Archiv. Online unter https://gams.uni-graz.at/o:hsa.letter.89, abgerufen am 05. 02. 2023. Handle: hdl.handle.net/ 11471/518.10.1.89.

Printedition:


|1|

Viena 3 de Nov[iembr]e

Antiguo Sr. Schuchard [sic]:

acabo de recibir su grata y con ella la agradable nueva de q[ue] veremos a V. por aquí en breve. Y sin pérdida de tiempo le escribo la prometida carta.

Despues q[ue] salí de Viena, fui a Paris, donde emprendí con escasa fortuna algunas traducciones de libros científicos al español. Y estando en ésto, el diablo, q[ue] no otro, trajo un comisionado de la república de Nicaragua, en la América central, en busca de profesores para una institución q[ue] se iba a crear en la ciudad |2| de León. Para no ser prólijo omitiré detalle relativos al enganche y sólo le diré q[ue] al poco tiempo estaba a bordo de un vapor inglés con mi mujer, camino del otro mundo. Llegamos allá y al principio fuimos muy bien recibidos, pero he aquí q[ue] el pais estaba en poder absoluto de jesuitas, los cuales no veían con buenos ojos nuestra popularidad y la posible perspectiva de q[ue] les desautorizasemos con el tiempo. En fin empezaron a trabajar contra nosotros y a crearnos reputación de q[ue] teníamos pacto con el diablo, hasta q[ue] un día levantan en rebelión contra el |3| gobierno q[ue] nos apoyaba, a los indios y estos quieren quemar el Instituto nuestro y ahorcarnos a nosotros. Desde este día, no le tuvimos bueno; constantemente amenazados de q[ue] nos asesinaran; sin dinero para volver y el gobierno no dejándonoslo tampoco, en virtud de un contrato q[ue] habíamos firmado, pasamos asi catorce meses.

Pero dice el proverbio q[ue] no hay bien ni mal que cien años dure. En efecto, en este tiempo el gobierno había cambiado en España y el nuevo repuso los catedráticos separados por el anterior, entre los cuales sabe V. q[ue] me contaba yo.

|4|

Pedí dinero prestado a los compatriotas de Nicaragua y me escapé de aquella ratonera viniendo a Segovia, donde soy profesor y estoy a sus ordenes para lo q[ue] guste mandarme.

El gobierno (por supuesto de España), me ha dado la comisión de estudiar la organización de los museos de historia natural y con ella viajo de un punto a otro y ahora estoy descansando un poco aquí.

Ahí tiene V. en extracto mi vida desde q[ue] dejé Viena; los detalles, por extremo curiosos, los dejo para cuando nos veamos por aquí.

|5|

Adjunto le envio ese libro q[ue] ha llamado bastante la atención en España. A mi me parece extravagante, pero por lo q[ue] habla respecto al acento español, me pareció le podría interesar y me tomo la libertad de ofrecérsele como pequeña muestra de q[ue] no le olvido.

En cambio quisiera pedir a V. un servicio. Que recomendase a su amigo el prof. Credner q[ue] no sé por cierto donde está, la lectura atenta de un trabajito q[ue] he hecho sobre los lagos de la América central, en el q[ue] propongo una teoría q[ue] yo quisiera juzgara este excelente geológo con imparcialidad. Pero |6| como el trabajo está en español, es una verdadera molestia imponer su lectura a quien no conoce mucho la lengua. Sin embargo creo, q[ue] sobre poco más o menos ya podrá entenderlo por serle el asunto familiar.

Y sin nada más por hoy queda esperando su venida su af[ectísi]mo amigo

s.s.Q[ue]L.M.B.

Salvador Calderón

I. Kleppensteiggasse Nr. 5
bei H. Stengel.

Faksimiles: Universitätsbibliothek Graz Abteilung für Sondersammlungen, Creative commons CC BY-NC https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/ (Sig. 01502)