Julio de Urquijo Ybarra an Hugo Schuchardt (436-12212)

von Julio de Urquijo Ybarra

an Hugo Schuchardt

San Sebastian

18. 10. 1922

language Spanisch

Schlagwörter: Tercer Congreso de Estudios Vascos (Guernica 1922) Revue internationale des études basques Sociedad de Estudios Vascos Euskaltzaindia - Real Academia de la Lengua Vasca - Académie de la Langue Basquelanguage Spanischlanguage Baskisch Uhlenbeck, Christian Cornelius Urtel, Hermann Navarro Tomás, Tomás Azkue y Aberasturi, Resurrección María de Karras, Ehrhardt Meyer-Lübke, Wilhelm

Zitiervorschlag: Julio de Urquijo Ybarra an Hugo Schuchardt (436-12212). San Sebastian, 18. 10. 1922. Hrsg. von Bernhard Hurch und Maria José Kerejeta (2007). In: Bernhard Hurch (Hrsg.): Hugo Schuchardt Archiv. Online unter https://gams.uni-graz.at/o:hsa.letter.1565, abgerufen am 06. 12. 2022. Handle: hdl.handle.net/11471/518.10.1.1565.

Printedition: Hurch, Bernhard; Kerejeta, Maria José (1997): Hugo Schuchardt - Julio de Urquijo. Correspondencia 1906-1927. Bilbao-Donostia: EHU-UPV - Diputación Foral de Guipuzcoa.


|1|

San Sebastián 18 de Oct. de 1922

Mi respetable y querido amigo:

Recibo su muy interesante del 6 y me confirmo en mi sospecha de que una de mis cartas a V. se perdio! En cambio creo que todas las suyas me han llegado, pues tengo en mi poder la relativa a mi nota sobre Zur Kenntnis... a la que V. alude.

El Congreso de Guernica, por lo que se refiere a las conferencias, fué un gran éxito. La del profesor Uhlenbeck1, a pesar de la aridez de la materia, gustó extraordinariamente y también fué muy aplaudida la del Dr. Urtel,2 que supo guardar como bomba final, que produjo mucho efecto, su anuncio de que consagraría algunas de sus conferencias de Hamburgo a nuestras cosas.

|2|

El incidente político fué provocado por una niñería de algunos exaltados nacionalistas y por la mala voluntad de algunos elementos de la llamada liga monarquica y del actual gobernador civil de Vizcaya, persona poco recomendable, según dicen los del bando contrario, y que practica a las mil maravillas la ley del embudo. El incidente revistió más importancia por hallarse a la sazón, en Guernica, D. Alfonso, a quien no puede negarse talento y mucho “charme”, pero que desde hace algun tiempo se mezcla demasiado en las pequeñeces de la política y a quien algunos califican de “Kaiser Codorniú” (Codorniú es una marca de “Champagne” español). Yo no asistí a la sesión presidida por el Rey pero me enteré por amigos míos de Palacio, de que D. Alfonso estaba muy molestado por lo ocurrido en Guernica. Todo esto dió origen a acaloradas discusiones en el Circulo Cantábrico en las que sostuve que la mejor prueba de la ineptitud de las autoridades, era el que hubieran |3| llevado las cosas en forma que las 4 Diputaciones vascas (ninguna de las cuales tiene mayoría nacionalista) se hubieran visto en el caso de protestar contra las medidas, ridículas por lo crueles, del Gobernador, y de salir a la defensa de dos bizkaitarras separatistas. También juzgué muy poco político que D. Alfonso, en el banquete, después de que todos los comensales se habían levantado con él, al oir los acordes de la Marcha Real (himno nacional) se hubiera negado a ponerse en pie cuando tocaron el Guernikako Arbola, himno que, como V. sabe, nada tiene de separatista. Los ecos de estas discusiones llegaron a Palacio y D. Alfonso que es algo voluble, como buen Borbón, sin tener en cuenta que soy jaimista,3 y que por eso no voy a Palacio, queriendo sin duda quitar importancia a sus precedentes manifestaciones, se acercó a mí al salir de un Partido de Pelota, me dió la mano y me dijo: “Hola, Julio, ¿Como te va?”. Como V. comprenderá me que|4|dé asombrado de la familiaridad de este saludo, explicable quizás porque D. Alfonso había almorzado la víspera en “Munive” propiedad de mi hermano, que es uno de sus mayordomos de Semana (Chambellan). A los pocos días D. Alfonso dijo a amigos míos que el incidente de Guernica no había tenido importancia y que el Gobernador se había “colao” (= “il s’est fourré le doigt dans l’œil”, “il a mis le pied dans le plat”). El incidente quedó por tanto terminado, pero es fácil se reproduzca, si no hay mucha prudencia pues en el Congreso Vasco de 1924 se va a tratar de la “Autonomía” como preparación a la renovación del Concierto Economico que termina el año 1926.

La explicacion de que el prof. Urtel pasara unos días en un convento es muy sencilla. No es que se vaya a meter fraile! Los capuchinos de Lecaroz son vascófilos muy entusiastas y quisieron agasajar en la persona de Urtel a un vascologo extranjero. Si V. hubiera venido, puede estar seguro de que los agasajos se hubieran multiplicado.

|5|

Cuando tenga terminado su trabajo sobre la Parabola, V. me avisará y me dirá que imprenta prefiere: alemana o austriaca. La unica condición que deseo es que el formato sea el de la Revista para que dicho trabajo pueda repartirse como apéndice de uno de los volúmenes. Llegaremos seguramente al Atlas, pero con tiempo. A pesar de lo que ha evolucionado la opinión (cuando fundé la Revista, el público no hubiera asistido, como hoy, con entusiasmo a las conferencias de los extranjeros, a quienes no concedía autoridad en la materia) todavía, en cuanto al Atlas, no está el horno para bollos: pero todo se andará.

Hablé ya con Navarro Tomás de que él compusiera las primeras páginas del Atlas con sus observaciones acerca del Acento. |6|El verano pediré una subvención con este objeto a la Sociedad4 y a la Academia. En cuanto a la continuación del Dic. español- vasco creo tropezaríamos con la intransigencia de Azkue.5 En realidad sería muy facil dicha labor, pues podrían suprimirse las definiciones de las palabras castellanas que no tienen equivalencia en vascuence.

Si no interpreto mal uno de los párrafos de su carta, ofrece V. hacer algunos mapas sobre las formas de da, dira, etc.6 Esto sería muy interesante y no dudo que la Academia las publicaría. Le ruego me diga si he comprendido mal su pensamiento.

Acabo de recibir las condiciones de Karras para el vol. del 3er Congreso y me temo que no podremos aceptarlas. |7| Nos pide cerca de 9.000 pesetas por un vol. igual al del Congreso de Pamplona. Es aproximadamente el precio de nuestra imprenta: pero nos quedarían por pagar los derechos de aduana que ahora son enormes.

Adjuntas envío a V. las pruebas de Superna. También le mando el Manual de Navarro. El trabajo del prof. Meyer-Lübke no podrá aparecer hasta el no 1, de 1923.

Dispénseme le haya escrito una carta tan larga, créame suyo affmo amigo

Julio de Urquijo

|8|

1 C. C. Uhlenbeck „Aglutinación y flexión“, Tercer Congreso de Estudios Vascos (1923): 32-36.

2 H. Urtel „El pasado y el porvenir de los estudios vascos en Alemania“, Tercer Congreso de Estudios Vascos (1923): 37-40.

3 Es decir, partidario de D. Jaime de Borbón, hijo de Carlos VII, cabeza del Partido Carlista desde 1909 hasta su muerte en 1931.

4 Sociedad de Estudios Vascos (Eusko Ikaskuntza).

5 Cf. carta 094, n. 4.

6 J. de U., efectivamente, interpreta mal las palabras de H. S., tomando como ofrecimiento lo que no era más que una propuesta metodológica.

Faksimiles: Universitätsbibliothek Graz Abteilung für Sondersammlungen, Creative commons CC BY-NC https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/ (Sig. 12212)