Julio de Urquijo Ybarra an Hugo Schuchardt (434-12211)

von Julio de Urquijo Ybarra

an Hugo Schuchardt

San Sebastian

26. 09. 1922

language Spanisch

Schlagwörter: Tercer Congreso de Estudios Vascos (Guernica 1922) Meyer-Lübke, Wilhelm Azkue y Aberasturi, Resurrección María de Halle

Zitiervorschlag: Julio de Urquijo Ybarra an Hugo Schuchardt (434-12211). San Sebastian, 26. 09. 1922. Hrsg. von Bernhard Hurch und Maria José Kerejeta (2007). In: Bernhard Hurch (Hrsg.): Hugo Schuchardt Archiv. Online unter https://gams.uni-graz.at/o:hsa.letter.1564, abgerufen am 02. 10. 2022. Handle: hdl.handle.net/11471/518.10.1.1564.

Printedition: Hurch, Bernhard; Kerejeta, Maria José (1997): Hugo Schuchardt - Julio de Urquijo. Correspondencia 1906-1927. Bilbao-Donostia: EHU-UPV - Diputación Foral de Guipuzcoa.


|1|

Plaza del Centenario 1, San Sebastián 26 Sept. 1922

Mi respetable y querido amigo:

Me temo que una de mis cartas se haya extraviado, pues no me habla V. de ella en la suya del 8 de septiembre. El Congreso fué un éxito en cuanto a las conferencias y a la asistencia de vascólogos extranjeros, si bien todos lamentamos su ausencia de V. Como era de temer, dada la efervescencia de las pasiones políticas en Vizcaya, hubo un |2| pequeño incidente desagradable, a última hora, el día en que clausuró la Asamblea D. Alfonso. Ahora nos proponemos imprimir el libro del 3er Congreso y yo he propuesto que lo hagamos a ser posible en Halle.

La conferencia del prof. Meyer Lübke fué breve y solo habló de la cuestión en terminos generales. Por lo demás mi opinión es que todavía estamos lejos de tener la Univer|3|sidad.

En cuanto al atlas linguístico no se tomó ningún acuerdo en concreto. Creo habremos de ir poco a poco en esta cuestión, por la que no sienten entusiasmos ni Azkue, ni otros miembros de la Academia.

Mucho me alegro de ver que trata V. de terminar su trabajo acerca de la Parabola del hijo pródigo. |4| La frase ¡No es nada lo del ojo! se dice cuando uno quiere encarecer la importancia o gravedad de un hecho, o asunto. A veces se añade “¡Y lo tenía en la mano!” lo que parece indicar que el origen de la mencionada expresión está en algún cuento de un individuo herido en un ojo, hecho al que se trataba de quitar importancia cuando en realidad, había quedado tuerto.

Suyo affmo amigo

Julio de Urquijo

P. S. Le envío algunos recortes de periódico.

Faksimiles: Universitätsbibliothek Graz Abteilung für Sondersammlungen, Creative commons CC BY-NC https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/ (Sig. 12211)