Marcelino Menéndez Pelayo an Hugo Schuchardt (06-07000)

von Marcelino Menéndez Pelayo

an Hugo Schuchardt

Santander

21. 08. 1881

language Spanisch

Zitiervorschlag: Marcelino Menéndez Pelayo an Hugo Schuchardt (06-07000). Santander, 21. 08. 1881. Hrsg. von Bernhard Hurch (2023). In: Bernhard Hurch (Hrsg.): Hugo Schuchardt Archiv. Online unter https://gams.uni-graz.at/o:hsa.letter.10638, abgerufen am 21. 02. 2024. Handle: hdl.handle.net/11471/518.10.1.10638.


|1|

Santandér, 21 de Agosto de 1881.
Sr. Dr. Hugo Schuchardt.

Mi muy querido amigo

He recibido el artículo que Vd. me envía. Anda Vd. algo injusto conmigo, y sin duda ha recibido informes equivocados.1 En el brindis a que usted alude, yo no dije nada en pro ni en contra de la cultura alemana.2 Y si nó, ahí está el texto del discurso, publicado en todos los periódicos católicos de España y traducido al francés por L'Univers, que quizá habrá llegado a Alemania. Mi brindis fue católico y español: |2| ensalcé todas las grandes ideas de nuestro siglo de oro (la religión – la monarquía popular – la organización municipal y descentralizadora) y dije, para glorificar a España, que había sido brazo de guerra del catolicismo y de la Europa latina contra la barbárie germánica. Bien claro se ve que la barbárie á que aludo es la herejía de Lutero; y usted bien sabe que el nombre de barbarie, aplicado a las ideas de los pueblos del Norte, es una frase hecha, principalmente en Italia, y que no envuelve ninguna expre |3|sión de menosprecio, si nó diferencia de razas, de historia y de inclinaciones. Yo, ¿por qué he de negarlo?, soy muy latino, pero quiero mucho á los alemanes de ahora, cuando son como Díez o como Vd., y cuando hablo de la barbárie germánica del tiempo de Lutero, debe entenderse de los alemanes de entonces y no de los de ahora. Y conste de una vez para siempre que cuando hablo de barbárie la entiendo en el sentido clásico, y no en otro ninguno. Ahí está todo lo que yo he escrito, para testificarlo. |4| Contra la cultura alemana de ahora, tomada en general, nunca he dicho nada. Demasiado sé que, por desgracia nuestra, Vds. y los ingleses van ahora delante de nosotros. Mi indignación no es contra los alemanes, que muchas veces son Hispanis hispaniores, sino contra los malos y renegados españoles, italianos y franceses, que á todas horas abominan de las grandezas de su raza y aceptan, sin exámen, cuanto viene del lado allá del Rhin, creyendo que sólo por ser alemán ha de ser excelente. |5| Contra esta necia superstición y fetiquismo he protestado siempre, y pienso luchar contra ella mientras me dure la vida. Yo creo que una raza y un pueblo deben aceptar todas las grandezas y los adelantos de otras razas y pueblos, pero sin renegar de su historia, ni de su Dios, ni de su pátria; antes bien, viviendo de la sávia de sus antiguas tradiciones, que no excluyen ninguna mejora y progreso legítimo.

Créame Vd., amigo Schuchardt; si Vd. fuera español, pensaría y obraría como yo, aunque los malos españoles (que por desgracia |6| abundan) le condenásen y motejásen. Dice Vd. que yo no estimo los progresos de la crítica alemana respecto de Calderon. Pues qué, ¿no ha leído Vd. algunas de mis lecciones, donde tanto elogio los trabajos de Schack y de Schmidt, y tan poca importancia doy a los estudios españoles sobre esa materia? No crea Vd., amigo mío, que yo tacho a los alemanes de tibios admiradores de Calderon; al contrario, confieso que le admiran más que le admiramos nosotros. Y es natural; como extranjeros, no ven tanto los enormes defectos de estilo que á |7| nosotros nos chocan y ofenden sobremanera, aunque no lleguen á oscurecer la grandeza de sus concepciones. Siempre he dicho que Calderon es poeta más para admirado por los extraños que por los propios.

Y ya que de Calderón hablarnos, tampoco me parece bien que cite usted para prueba de sus malas costumbres un romance que no es suyo, sino de un poeta sevillano llamado D. Cárlos Cepeda y Guzmán, cuyo original autógrafo existe.

La crítica alemana debe enderezar este yerro. Esto se me ocurre escribirle á Vd., mi querido |8| amigo. Perdóneme Vd. si me he excedido algo, olvidando tantos favores como debo á la amistad de Vd.

Por lo demás, tan amigos como siempre y aún mas que nunca, si usted quiere.

Suyo affmo. amigo y s.s.q.s.m.b.
M. Menéndez Pelayo


1 Im dritten Teil von “ Neueste deutche Calderon-LiteraturBeilage zur Allgemeinen Zeitung, Nr. 216, vom 4. August 1881. S. 3162 kommt Schuchardt kritisch auf Menéndez Pelayo zu sprechen.

2 Der berühmte und grenzwertig reaktionäre brindis von Menéndez Pelayo wurde von ihm am 30. Mail 1881 im Parque de Retiro in Madrid vor zahlreichen ehrenwerten Wissenschaftskollegen und Persönlichkeiten gehalten, siehe folgende Textversion. Im Internet finden sich verschiedene kritische Darstellungen neueren Datums zur Bedeutung und Rezeption dieses äußerst umstrittenen Texts.

Faksimiles: Universitätsbibliothek Graz Abteilung für Sondersammlungen, Creative commons CC BY-NC https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/ (Sig. 07000)