El Censor: Discurso CXXXVI

Permalink: https://gams.uni-graz.at/o:mws-105-597

Nivel 1

Discurso CXXXVI

Cita/Lema

 . . . . . Lacrymis hoc tempus. . . . . . 

Virg. AEneid. Lib. XII. v. 156.

¡Qué lastimoso tiempo!

Nivel 2

Nivel 3

Carta/Carta al director

“Muy Señor mio: aunque no me han costado gran trabajo ni desvelo los cálculos necesarios para la formacion del Pronostico Literario adjunto, puede Vm. estar seguro que es tan infalible como los Pronósticos vulgares que ahora se usan, en los quales no se nos dice sino lo que precisamente ha de suceder, y lo que todos sabemos. Y si no obstante no es inútil la publicacion de estos, no veo por qué no podrá ser útil la de aquel. Vm. sobre todo hará lo que le parezca. Mas en el caso que lo publique, se servirá llenar los blancos que van en la primera plana con el número de los años que yo ignoro, ateniéndose á la Cronología de nuestro Almanak, que es la que he seguido. Nuestro Señor guarde á Vm. muchos años &c.”

Nivel 4

Pronóstico literario
Para el año de 1787. Este presente año es el 87 del siglo ilustrado. Y el presente siglo ilustrado es el de la creacion de la razon humana el 70. De la corrupcion de la misma y de la necedad de los hombres el 70. De la invencion de las letras y de las artes utiles el     De la invencion de la guerra y fundacion del primer Imperio por Nembrod, el     Del siglo de Philipo ó de Alexandro el 22. Del de Augusto el 19. Del diluvio universal de Barbarie Gótica el 15. Del renacimiento de las letras en Europa el 4. Del siglo de los Médicis ó de Leon X. el 3. De la correccion Cartesiana y regeneracion de la razon el 2. Del siglo deLuis XIV. el 2. De la fundacion de la Academia de las Ciencias de Paris el 2. De la de la Real Sociedad de Londres el 2. De la de la Universidad de Salamanca el 6. Del reinado de la Verdad sobre todo el género humano quando no se tiene interes alguno en sostener la mentira el 70. Del reinado de la Mentira quando se tiene interes en opugnar la verdad el 70. Fiestas movibles. En este presente año 87 y siguientes del siglo ilustrado no se celebran otras fiestas literarias que las regulares é inmovibles. Porque los Actos literarios que debian celebrarse, en los quales por el medio de la disputa y ventilacion ó se demuestra la verdad ó falsedad de algun punto, ó quedan todos convenidos en que la cosa es dudosa; se transfieren para otro siglo que no sea ilustrado. Las tres Témporas literarias, en que se debe guardar ayuno de enseñanza pública, y es el tiempo mas santo para adelantar en los buenos estudios lo que se ha atrasado en los demas tiempos del año. Las primeras empiezan por Semana Santa, y acaban por Resurreccion. Las segundas empiezan por San Juan, y acaban por San Lucas. Y las últimas empiezan por Navidad y acaban por Epiphanía. Dias en que se saca ánima de error. Por especial indulgencia que ha tenido Dios nuestro Señor con todos los hombres, sus hechuras, les está concedido, que en todos los dias de este presente año, del que viene y siguientes, y particularmente en los de Témporas, puedan sacar su ánima ó la agena de error, con tal que se tenga una verdadera y eficaz voluntad de salir de él. Eclipses. A principios del siglo pasado dexó ver en Francia la Filosofía creciente; y no habiendo llegado a llenar como le correspondia á los principios de este siglo, no obstante eso comenzó desde entónces á padecer un eclipse por la interposicion de varios cuerpos de doctrina muy densos y opacos, formados de una mezcla de mentecatez y de locura: proveniente la primera de vapores friísimos que se levantan de algunas imaginaciones eladas, que resfrian el entendimiento, y le quitan toda su fuerza y actividad; y la segunda de exálaciones sulfúreas y ardientes en sumo grado, que salen de ciertas imaginaciones exâltadas, y que brillan como fósforos, cuya luz deslumbra los ojos de la razon, y no sirve para distinguir bien los objetos. Lo mismo en todo y por todo ha sucedido con el buen gusto, el qual por las mismas causas ha padecido tambien desde entónces igual eclipse. Aun durarán los dos todo este año, pero ninguno de ellos sera visible en España. Juicio del Año. Este año reinarán las mismas nieblas de preocupaciones y errores generales, que en los antecedentes. El sol de la verdad no podrá calentar suficientemente los entendimientos, y la cosecha que produzcan las ciencias y las artes será tan corta como la de los años pasados, principalmente si se cultivan por los libros y método ordinarios. Opiniones y mas opiniones: dudas y mas dudas sobre las cosas mas evidentes de suyo: alguna otra cosa cierta de que serán pocos los que se aprovechen, y muchos los que abusen de ella; he aquí á qué se reducirá la cosecha. Será también vano todo proyecto de bien público en tanto que no se disipen, ó á lo ménos se enrarezcan estas nieblas. La economía política, á pesar de la facilidad de su cultivo y de su gran fecundidad é importancia, será este año tan esteril como todas las otras ciencias. El que quiera en este año coger algun fruto de ellas, será preciso que sude y que trabaje muchísimo. Lo primero será menester, no solo que cerque bien su campo para que no entre en él ninguna suerte de interes vil y ratero, sino que lo resguarde lo posible contra el pestilencial viento de toda autoridad humana, que no tenga el carácter de la evidencia. Lo segundo hará un desquajo general arrancando de raiz con el azadon de la duda (para lo qual no le faltarán las fuerzas suficientes, si es que no ha llegado á los 40 años de edad) toda suerte de preocupaciones ó juicios anticipados ó anteriores, sin reparar en si son verdaderos ó son falsos, pues si fuesen verdaderos, bien presto volverán a nacer y crecer de suyo con mucha mayor fuerza y mejor que antes. Lo tercero arará la tierra con el arado de la meditacion, haciendo los sulcos lo mas profundos y mas derechos que ser pueda, y echará en ellos las primeras y mas generales semillas de todas las ciencias y artes; porque sin este necesario abono no podrá cultivar bien ninguna en particular. Lo quarto, ademas de esto abonará tambien el terreno con observaciones exâctas que él mismo habrá hecho sobre su propia naturaleza de hombre y sobre cada una de aquellas cosas pertenecientes al ramo de ciencias ó artes, que se dedicare principalmente á cultivar. Las observaciones que él mismo no pueda hacer las podrá sacar de la lectura de aquellos pocos y escogidos libros donde no se hallan corrompidas por la ignorancia, la mentira el espíritu de partido, el interes personal, la adulacion ú otros vicios. Lo quinto y último será preciso que cada vez que hubiere de abonar su campo con algunas de estas observaciones, no lo haga sin que preceda una nueva meditacion, aunque no sea tan profunda. De suerte, que dudando de todo, meditando mucho, y leyendo poco: no haciendo demasiado caso en materia de ciencias de lo que los hombres de antaño han hecho y han dicho, sino trabajando por si mismo y sobre las cosas presentes: y en materia de artes, imitando los excelentes modelos que regularmente son los mas antiguos; podrá á pesar de la esterilidad del presente año coger muy ópimos frutos. Pero tenga gran cuidado de disfrutarlos por sí solo en el secreto de su corazon, ó quando mas con sus mas íntimos amigos. Conténtese con el placer de contemplar y gustar lo verdadero, sin pretender reproducirlos, sembrándolos en el Público por mas importante que le parezca, porque si lo hiciere, estan tales los tiempos, que no cogerá sino punzantes espinas. Como serán poquísimos los que cultivaran de este modo las ciencias y las artes, y si alguno asi las cultiva, hará sin duda lo que por su propio bien debe hacer; no se encontrara este año ni por un ojo de la cara un hombre que venda un desengaño público tan solo, en ninguna materia que sea. Mucho ménos se encontrara ni una sola certeza nueva. Se reproducirán las mismas opiniones y preocupaciones antiguas por ridículas que puedan ser, y que no se reproducirian en otra parte; aunque en toda Europa y en las otras tres del mundo el año será bien estéril. Aumentaránse las nieblas de los errores generales, que se levantáron de la mala educacion; y los pueblos viviran todo el año casi en una profunda noche. Serán por consiguiente tan infelices como lo han sido hasta aqui. Será tan grande la hambre de cosas sólidamente verdaderas, que le faltará poco al mundo para despoblarse enteramente de animales racionales. El hombre racional morirá, como ha sucedido los años anteriores, en aquel momento de su niñez ó juventud en que acabó de ilustrar su mente la luz de la verdad ofuscada por las nieblas de la educacion. Quedará solo el hombre animal: y todo lo que podrá conseguir en lo sucesivo, aun por el mas perfecto cultivo de esta ó la otra ciencia ó arte, será renacer á la racionalidad, relativamente á aquellas cosas pertenecientes á esta arte ó ciencia. Inútiles por falta de consumidores y de quien sepa gustarlos, los sólidos frutos de qualquiera de ellas, no se cultivarán generalmente las artes ni las ciencias sino para que produzcan pan, oro, plata ú otra cosa de las que consume y de las que gusta el hombre animal. Su cultivo será un ramo de comercio ó como un oficio mecánico, que no se abraza sino para tener que comer y vestir y con que mantener una familia. Con lo que se imposibilitarán mas y mas las cosechas para los años futuros. En este no se disminuirán en nada las enfermedades del entendimiento y la imaginacion que han reinado otros años: y no daran á luz cosa que se pueda entender ni que se pueda oir. Los partos literarios serán dificultosísimos: y los hijos débiles y languidos apénas prolongarán su vida mas allá de seis meses, y aun para esto será menester que haya alguna causa extraña que se la mantenga tanto tiempo, porque su regular término será el de veinte y quatro horas poco mas ó ménos. No habrá luxo tipográfico, no habrá aparatos, cuidados, solemnidades en su nacimiento que puedan preservarlos de la comun desgracia, y esto por mas que se pongan baxo la tutela de los mas grandes hombres. Habrá muchos abortos; y apénas saldrá á luz otra cosa que monstruosidades. Veránse obras de todos tamaños, enteramente semejantes al monstruo que describe Horacio al principio de su Arte Poética, á excepcion de tener la cabeza de muger hermosa, porque estas regularmente no tendrán ni pies ni cabeza ni nada que no sea feo. Veránse obras niñas de uno, de dos, de tres ú de ocho dias, y tan grandes como un pliego ó medio de papel, formadas de miembros disformes y pertenecientes á obras de a folio, de á quarto y de todos volúmenes. Veránse obras en fin que por mas que sean exâminadas y disecadas por los Anatomistas literarios mas célebres, será imposible referirlas a ninguna especie de obras conocidas. Si por ventura naciese alguna no monstruosa y que tenga alguna perfeccion ó gracia; pero sobre todo si es importante al Público su conocimiento, no dexará de estar afeada con las manchas de sedicion, de heregía, de impiedad y de otros mil vicios; de suerte que será tenida por la peor de todas. Bien sea que efectivamente se hallen en ella misma estas manchas: bien que solo las vean en ella los ojos ciegos de la malignidad ó de la envidia, que para el caso es enteramente lo mismo, atendido que por lo malo de los tiempos literarios apénas habrá ojos que distingan el error y la mentira de la verdad, ni aun por consiguiente lo que es virtud de lo que es vicio, y es delito. No obstante, si serán pocos los hijos ó las obras literarias que sieguen á ver el siglo futuro; conténtense sus padres ó sus autores con que á pesar de lo malo del año podrán conseguir muy fácilmente lo que en ningun otro siglo han conseguido muchos, mejores que ellos. Por cosa de veinte y cinco ó treinta doblones, quando no tengan algun Grabador amigo que lo haga de valde, encontraran otro qualquiera que les dé vida inmortal. Y si no pudieren decir con un Autor célebre del dia, cuya vida temporal guarde Dios muchos años.

Cita/Lema

. . . . . Dedit. . . . . 
. . . . . aeternum vivere amica manus.
Dirán á lo ménos por debaxo de su retrato: Vivere nummi haud multi aeterna in saecla dedere. En fin, á excepcion de esta ventaja, la única que nos producirá la ilustracion de este siglo, el año será tan malo de letras como el peor de qualquiera de los siglos anteriores.
DIOS SOBRE TODO.