Faksimile anzeigen

Citazione bibliografica: Anonym (García de Cañuelo, Luis; Pereira, Luis Marcelino) (Ed.): "Discurso LIX", in: El Censor, Vol.3\059 (1784), pp. 193-207, edito in: Ertler, Klaus-Dieter / Hobisch, Elisabeth (Ed.): Gli "Spectators" nel contesto internazionale. Edizione digitale, Graz 2011- . hdl.handle.net/11471/513.20.404 [consultato il: ].


[193] Livello 1►

Discurso LIX

Citazione/Motto► Multi ad scientiam peruenissent, si se illuc peruenisse, non putassent.

Hubieran muchos llegado à ser sabios, si no se imaginaran serlo ya. ◀Citazione/Motto

Livello 2► Metatestualità► Fundado sin duda en está sentencia de un antiguo, aconseja un Escritor moderno que cada uno procure imaginar, y practicar algun metodo que sea aproposito para convencerle de su propia ignorancia, y imprimirle una sensacion viva y dolorosa de la escaséz è imperfeccion de sus conocimientos. Este, dice, es el medio de estimularse uno à no perdonar trabajo para adquirir una medida mayor y mas cumplida de ellos: [194] asi como por el contrario, es muy regular se entrega à la pereza, y quede para siempre en una profunda y vergonzosa ignorancia, el que una vez se consintió en que sabe quanto hay que saber. No puede dudarse que sea esta una regla excelentisima. Pero la carta siguiente hace ver que no tiene uso ni aplicacion alguna en nuestra España. ◀Metatestualità

Livello 3► Lettera/Lettera al direttore► Señor Censor.

“Muy Señor mio: Es un empeño que muchos se tomaron de los que en nuestros dias se metieron à Escritores publicos, el de desacreditar con todas sus fuerzas los estudios y literatura Española. En vano la Nacion ha publicado su resentimiento por boca de algunos Individuos llenos del zelo de su honra. Sus quexas no han sido poderosas para impedir que cada dia se le repita la misma injuria. No se me hace esto muy estraño, por lo que toca à estos declamadores, que baxo el pretexto de sacarnos del profundo le-[195]targo en que nos hacen la honra de suponernos, no es otro su verdadero intento, que levantar sobre la ruína de sus paysanos su propia reputacion. Pero que Vm. en cuyas obras se ven muestras de verdadero zelo patriotico, no haya dexado de hacer la misma ofensa à la Nacion, deplorando tal vez el lastimoso estado, que en ella quiere tengan las letras; esto si que me admira sobre manera.

¿Qué importará que seamos unos salvages, con tal que esto sea en secreto, y de modo que no lo entiendan los Estrangeros? Cierto es, que para tenernos por tales, no han menester que nosotros se lo digamos. ¿Pero es por ventura lo mismo ser acusados, que estár convictos y confesos? Poquita es la diferencia. Una simple acusacion, con un simple negar está rebatida. Quando quisiesen apoyarla con el examen de nuestras producciones, siempre nos quedaria mucho que decir sobre una prueba de esta naturaleza, que es dificil llegue nunca à causar una [196] formal conclusion. ¿Mas cómo habremos de defendernos de sus satyras, quando las afianzan con testimonios tomados de entre nosotros mismos?

No obstante, puesto que es este un inconveniente tan considerable como se dexa conocer; si fuese cierta la suposicion de nuestros atrasos, pudiera llevarse que sobrepujando el amor de la verdad al de la Patria, hiciese desatenderle. Mas no hay tal cosa; y es esta la calumnia mas atróz, que jamás se ha levantado à Nacion alguna del Universo.

Livello 4► Racconto generale► El pueblo en que vivo no es de los mas grandes de la Peninsula, ni tampoco de los mas cercanos à la Corte. Sin embargo, sin salir de él tengo sobradas pruebas con que hacer buena esta proposicion: con que demostrar invenciblemente, que ni entre los Griegos, ni entre los Romanos, ni en nacion alguna de la Europa, florecieron en ningun tiempo las ciencias, ni los estudios llegaron al grado de perfeccion que tienen hoy en nuestra España. [197] Ni se imagine Vm. que voy à señalarle algun otro hombre grande en éste, ò en aquel genero de literatura. Sé muy bien que no es tanta la avilantéz de nuestros favorecedores, que nieguen que los hay entre nosotros. Sé que nos hacen la justicia de confesar, que en ningun ramo dexa de hallarse alguno que pueda compararse con los mas ilustres de la Europa; y que solo quieren que sean acá mas raros que en otras partes; y que à causa de la mala direccion de los estudios, sea mucho mas dificil conseguir esta perfeccion. Asi que, mi intento es hacer palpable que en ninguna parte del mundo están, ni estuvieron jamás tan vulgarizados como acá toda suerte de conocimientos, ni se adquieren con tanta facilidad y à menos costa.

Hay aqui una Universidad que puesto que bastantemente rica, no era por eso de las mas celebres de España; ni tenia sino unas quantas Catedras muy mal dotadas, de Teología Escolástica, de Derecho Romano y Ca-[198]nonico, de Medicina, y de lo que se llama Artes. En la ultima reforma de estudios, no solo se aumentó considerablemente la dotacion de las que habia, sino que se establecieron muchas nuevas Catedras; de Historia Eclesiástica, de Disciplina, de Filosofia Moral, de Fisica experimental, de Matematicas, de Anatomia, & c. ¿Piensa Vm. por ventura, que hubo que aguardar à que se formasen (ahora fuese con su estudio privado, ahora saliendo à estudiar à otras partes) sugetos capaces de enseñar estas facultades que antes no se enseñaban, ó que fue acaso preciso traerlos de fuera del Reyno? Pues nada de eso. Las nuevas Catedras no mas presto fueron establecidas, que ocupadas. Y sola la ciudad, el cuerpo solo de Doctores, dió provision abundante de Maestros para todas ellas.

De poco se admira Vm. si de esto se admira. Si se hubieran puesto en planta con aquellas Catedras, otras de Politica, de Comercio, de Historia, de Botanica, de Chimica, de Mecanica, [199] de Astronomia, de Pilotaje, &c. tenga Vm. por cierto, que asi brotaria este ilustre gremio Politicos, Comerciantes, Chimicos, Herbolarios, Maquinistas, Astronomos, y Pilotos, como flores el campo por la primavera.

Y no se persuada Vm. que se haya pensado solo en ocupar las Catedras, y distribuir los sueldos, echando mano bueno ó malo de lo primero que se presentó. Vá esto muy lexos de lo cierto. Livello 5► Eteroritratto► Un sugeto habia aqui profesor de lenguas sabias, hombre que no sé si tendrá media docena de iguales en la Europa, hombre que à la verdad ninguna otra cosa sabe de esta vida, pero que es ciertamente un gramatico profundisimo, y cuyas obras en este genero harán un dia respetable à las Naciones su nombre obscuro hoy y desconocido. Pues con todo eso tan mirado anduvo, fue tan delicado este cuerpo de sabios, que no le juzgó capáz de una Catedra de Griego, que se habia mandado establecer, y que tuvo por mas conveniente se su-[200]primiese. ◀Eteroritratto ◀Livello 5 Considere Vm. ahora si serían ranas los que merecieron ser elegidos para las otras.

Verdad es, que no ha sido esta la razon unica que à esta supresion le movió; sino que tampoco consideró muy util esta lengua, ni por consiguiente necesaria su enseñanza. Estoy viendo que se escandaliza Vm. al leer esto, y que sin que le detengan los respetos debidos á una asamblea tan condecorada, sentado pro Tribunali fulmina contra ellos su sentencia Censoria, declarando estupidamente ignorantes à todos los que la componen. Pero poco à poco, Señor Censor. Mas hay que hacer, que fallar. Es menester citar antes las partes, y oírlas. Esta inutilidad que le escandaliza, sepa Vm. que es una cosa que la experiencia tiene, puesta fuera de toda duda. Medicos tenemos aqui, que sin conocer ni siquiera los caracteres Griegos, asi lograron familiarizarse con Hypocrates y con Galeno; asi se han hecho propias todas sus ideas, que un discipulo de Pythagoras no creeria sino [201] que sus almas fuesen las mismas de estos grandres hombres, que hubiesen trasmigrado à sus cuerpos. Livello 5► Eteroritratto► Theologos hay que sin mas conocimiento de esta lengua ni de la Hebrea, que yo tengo de lo que ahora pasa en Pekin, esperarán à pie firme al Judio, ò al Herege mas grecisante, y mas hebraizante del mundo, y disputarán con él hasta el juicio final sobre la inteligencia del pasage mas controvertido de la Biblia. ◀Eteroritratto ◀Livello 5

. . . . . Tanti
Reffert scire uiam, quae per compendia ducit.

Sí señor, se saben por acá atajos increíbles. Livello 5► Racconto generale► La Anatomia, por exemplo, es una ciencia, cuyo estudio es sumamente penoso en los países estrangeros. Es menester traer siempre las manos ensangrentadas, las narices mortificadas con pesimos olores, armados de microscopios los ojos, observando cosas que solo de imaginadas revuelven el estomago mas bien acondicionado. En fin, perder el horror que la misma naturaleza inspira à los cadaveres; y estár conti-[202]nuamente sobre ellos, como que son los unicos libros, por los quales se estudia. Todas estas molestias son escusadas por acá, en donde se ha visto preferido para enseñar esta Ciencia un sugeto, que en toda su vida no habia tocado, ni visto abierto un cadaver, à otro que toda la suya la habia pasado entre ellos, despues de haber cursado con los mejores Maestros de París, y logrado alli algunos aplausos. ◀Racconto generale ◀Livello 5

¿Se persuadiria ningun Estrangero à que pudiese haber un gran Físico experimental, sin el conocimiento de las Matematicas? Livello 5► Eteroritratto► Pues yo sé de uno, que no es grande, sino grandisimo, y que no solamente ignora hasta los primeros elementos de las Ciencias, que tratan de la cantidad, sino que tampoco ha visto en su vida una triste maquina Electrica, ni otro instrumento de Física, ni hecho la menor experiencia. Compuso para sus discipulos un curso completo de esta Ciencia, que ocupa setenta y quatro hojas en quanto de muy buena letra, y que si no está ya impreso, [203] ni es por falta de ganas, ni de aprobantes. ¡Valgame Dios! ¡Y quánto diera yo porque Vm. viese! ¿Quánto diera yo porque Vm. viese con qué eficacia, y solidéz refuta à Descartes en su tratado de las verdaderas, y falsas ideas que escribió contra Malebranche? ¡Con qué exactitud explica en dos renglones y medio el mechanismo con que el timon rige la direccion del Navio! ¡Cómo enseña que el angulo de la reflexion es igaul al de incidencia; esto es, que la pelota despues que resalta de la pared, anda justamente, y sin que le falte ni sobre una linea, otro tanto camino como anduvo antes de llegar à ella; y esto lo demuestra con tal evidencia, que lo creerán hasta los jugadores mas versados! ¡Con qué claridad y sencilléz explica las causas de la gravedad, de la elasticidad, y descubre en una palabra los mayores arcanos de la Fysica! Vaya, se quedaria Vm. tonto si tal libro leyera. Se convenceria Vm. entonces, que no hay nada de exageracion en lo que le he dicho de este incomparable Físico, [204] venerado como es razon, y ensalzado à las estrellas por quantos le conocen; ◀Eteroritratto ◀Livello 5 y vería al mismo tiempo palpablemente quánto se han simplificado los estudios, quán breve y compendiosa se ha hecho la carrera de las Ciencias.

Exceptuando las tres en que Vm. no ignora está ya tasado el tiempo, que debe gastar precisamente un hombre, qualquiera que sea su talento, para consumarse en las demás, no hay una siquiera, cuyo perfecto conocimiento no pueda adquirirse en seis meses lo mas tarde.

Et minimo sudore, et amico abdomine saluo.

Otras mil pruebas pudiera amontonar de esta verdad; y no pruebas abstractas y sujetas à sofisterías. Pruebas todas de hecho, como las que he dado hasta aquí. Pero me contentaré con añadir una que me alucino mucho, si Vm. no la tiene por concluyente.

Livello 5► Racconto generale► Enfermó tiempos pasados gravemente un Catedratico, de manera que todo el mundo creyó vacaria su Catedra, [205] en cuyo caso se pondria en concurso en menos de quatro meses. No hubo menester mas un Doctor, à quien hasta entonces no habia llevado la menor atencion aquel ramo, como enteramente inconexo con su profesion, para emprender su estudio. Dió parte de su resolucion à sus compañeros; y estaban todos tan ciertos de la rapidéz de los pogresos que habia de hacer, que ya corria por él aquella Catedra: la que hubiera llevado sin duda, si Dios, cuyos juicios son inexcrutables, no hubiera librado de aquel peligro al que la tenia. ◀Racconto generale ◀Livello 5 Tan acostumbrados están aqui à ver estos, que se tendrian por prodigios en otras partes.

Por otras partes entiendo los países estrangeros. Pues por lo que toca à nuestra Peninsula, menester sería, ò que hubiese visto yo tan poco mundo, y fuese tan simple como aquel Saboyano que se admiraba de que Luis XIV. no pretendiese ser Mayordomo mayor de su Duque, ò que me cegase terriblemente el amor de mi Provincia, para no hacer [206] à las demás la justicia de confesar, que poco mas ò menos en todas se verifica lo que aqui. ◀Racconto generale ◀Livello 4

Considere Vm. ahora, que se deberá decir de los que con una estrecha obligacion de pregonar nuestros adelantamientos, lexos de hacerlo asi, nos pintan como unos barbaros bien hallados, y aun engreídos con su brutalidad. Yo no sé como no se establece alguna ley penal contra este abuso; que à mí por lo menos no me pareciera exceso tratar como à crimen de Estado. ¡Ay que no es nada el daño que hace à todo el cuerpo de la Nacion! Dejando à parte el buen nombre de que la priva, y que por sí solo es un bien muy considerable, ¿le parece à Vm. cosa de juego el dinero que entre nosotros dexaria la juventud estrangera que no hay duda volaria à nuestras escuelas, si llegase à conocer su superioridad sobre las suyas? Pues ¿y el comercio de libros, que ahora se hace con tanta inferioridad de nuestra parte, no vendria à sernos un manantial de riquezas, si estos desleales Paysanos no mantuvie-[207]sen à la Europa en la preocupacion de que no tenemos sino un libro que merezca leerse?

El deseo de procurar à mi Patria estas ventajas, y restituirla la honra que follones y aleves escritores injuitamente le quitaron, fue lo que me movió à estender aqui estas razones. Y en el supuesto de que no de intento sino por mera falta de advertencia, y por dexarse llevar de la corriente, pudo un hombre del zelo que Vm. por otra parte manifiesta, dar algun apoyo à sus siniestras intenciones; me tomo la libertad de dirigirselas, à fin de que volviendo sobre sus pasos, lexos de darles de hoy ne adelante favor y ayuda, esgrima contra ellos su pluma, y fulmine de lo mas alto de su Tribunal las mas agrias censuras contra todo malandrin que se atreva à mentar reforma de estudios, ni cosa que lo huela en nuestra España. Asi lo espero de Vm. à cuya disposicion me ofrezco con esta ocasion, rogando à Dios &c.” ◀Lettera/Lettera al direttore ◀Livello 3 ◀Livello 2 ◀Livello 1