Citazione bibliografica: Juan Nosip y Vargas (Ed.): "Entretenimiento VIII", in: El Curioso Entretenido, Vol.1\08 (1779-1780), pp. 397-462, edito in: Ertler, Klaus-Dieter / Hobisch, Elisabeth (Ed.): Gli "Spectators" nel contesto internazionale. Edizione digitale, Graz 2011- . hdl.handle.net/11471/513.20.763 [consultato il: ].


Livello 1►

Entretenimiento VIII.

Livello 2► Desde el instante que abandonando las obscuras prisiones de nuestro ser salimos á respirar mas apacibles auras, nos rodean las pasiones, encerrandose en lo interior de nuestro corazon sus principios, cuyos efectos con-[398]trarrestan sin destruir la naturaleza no solo la educacion, sino tambien el clima, y temperamento. El Amor, comunmente, es la pasion que se da à conocer primero, siendo su existencia igual à la del Mundo, y sus limites los de la misma naturaleza; ¿conque quien escribirà sobre el asunto sin transtornar el orden de las cosas, colocandole en el lugar mas preeminente, y como objeto principal de las demàs pasiones?

Es indispensable poseèr un tierno corazon para saber amar, pues los pensamientos no sufragan: el temperamento con-[399]ducido por el espiritu, nos puede arrastrar hasta el amor; pero nò mantenerle vigorosamente. La naturaleza reparte á todos los corazones una complacencia, ó deseo para el placer, y á veces una inclinacion para el amor: se reputan felices los que reciben el sainete de aquella delicadeza que los sazona; pero los que se ven sujetos à esta pasion, pasan con rapidèz de las satisfacciones mas completas, á las penas mas insoportables, siendo, por lo regular, continuas sus agitaciones.

Hay algunos climas donde el Amor coloca su Trono para [400] reynar con despotismo: un despejado Cielo, unas fertiles campiñas, un favonio sutil le hacen fixar la morada, erigiendo su templo en los sitios donde se esmerò naturaleza; hijo tan docil, y agradecido, que en todo sigue las huellas de su madre. En los jardines de Chipre tiene su mansion, y en los desiertos de Arabia su destierro. Un Portugués nace amoroso, y rendido: un Arabe, ò Etiope, que vive en la brutalidad, puede volverse enamorado; pero nò tierno, y fino: la amenidad, y riqueza del Paìs contribuye mucho à la dulzura [401] de las costumbres; el clima influye en el caracter de las personas: es menester ser suave para ser amante; sin embargo, la intrepidèz, y viveza no se opone à la ternura; siendo los amantes simbolo perfecto de las copiosas fuentes, en que al mismo tiempo que son vivas, son suaves, y apacibles,

No hay cosa mas comun, que hablar del amor; y no la hay mas rara, que hablar de él con propiedad: mejor lo definirá un corazon que lo siente, que un entendimiento que lo examina: si le preguntamos à un amante lo que és, nos [402] responderà, que una pena, y deseo; pero sus ojos, y fisonomía lo explicaràn mas propiamente: un Filosofo nos dará alguna idea; pero nò nos comunicará tantas luces; en fin, el primero hace experimentar los movimientos; y el segundo apensas nos ofrece alguna confusa sombra.

¿Quantos amantes con el silencio expresan lo que quieren decir, patentizandose à la presencia de su objeto, por mas oculta que sea, su pasion! Una mirada cuidadosa, una voz equivoca, son los arcaduces por donde venimos en conocimiento de su llama. La Co-[403]queterìa priva ordinariamente à las Mugeres de grandes pasiones, y el libertinage afianza cada dia mas los hombres en sus vicios: se debe pensar con modestia, para amar con sinceridad: necesita de los socorros de la prudencia el amor que ha de ser permanente. La mayor parte de las Mugeres se rinde sin amor al objeto que las combate, y el mayor numero de los hombres triunfa, casi sin pasion, de su debilidad: los verdaderos amantes no tienen mas consuelo, que verse reciprocamente encadenados sus corazones, ni otro placer, que salir vencedores de sus derrotas.

[404] Un amor ordinario es la mas endeble de todas las pasiones, pues manteniendose en la esperanza del placèr, conforme se và acercando se minòra su llama, extinguiendose totalmente luego, que llega á poseerlo: en una pasion mediocre todo es complacencia, y sacrificios: se finge, se adúla, se lisonjèa una querida, se aprueban sus gustos; pero ninguno se atreve à usar de ellos; y si la adulacion del primero apénas llega à dias, la del segundo no pasa de meses. Una ternura constante; un gusto acrisolado; una fè experimentada, y reciproca se levanta con el do-[405]minio de todos los afectos del Alma; y à lo menos, si un verdadero amor no destruye, ni aniquila radicalmente las demás pasiones, las somete, y condena à tan ciega esclavitud, que mandadas con el mayor imperio, obedecen sin la menor resistencia.

Jamàs à los ojos de un amante conserva el Mundo un mismo aspecto: èl se trueca, y agita segun el estado de su corazon: si es dichoso todo es placèr, tranquilidad, y alegria; las tinieblas aparecen mas hermosas que las luces, y en las sombras se vincùlan, tal vez, sus satisfacciones, sien-[406]do el universo dilatado theatro de sus felicidades: pero si ès infelìz, los elementos se transtornan; el claro dia se convierte en tenebrosa noche; los gozos en pesares; ni el aire es puro, ni la naturaleza alegre, dislocando el capricho de una hermosura todo el bello orden, y harmonía de los Cielos. El Mundo es muy pequeño á los ojos de un amante: los vestidos, y trages que le adornan, el parage en que mora, el aire que respira, son para su fantasia todo el universo. Si todos los hombres estubieran enamorados, la Sociedad se compondrìa de dos [407] clases de personas, del que ama, y del objeto amado; por eso de todos los resortes, y lazos que nos guian, y unen à nuestros amigos, à la gloria, el interés, y los placeres, el amor forma una cadena, que enlazada fuertemente en nuestros corazones, es la mano del amante quien la gobierna.

Amar con propiedad, es no amar nada de lo que se comprehende en la indiferencia; es recibir el espiritu de su dueño; pensar igualmente; ver por sus ojos; sentir por su corazon; y en una palabra, cambiar de naturaleza, y ser [408] lo que es su objeto: desordenada pasion, que ofuscando las luces del mas bello entendimiento, le hace condescender à sus locuras, atropellando las verdades mas ciertas; pasion brillante, y generosa, que nos eleva à la gloria, siendole igualmente desconocidos los vicios, y virtudes; simptoma tan extraño, que no és capàz de remedio; en fin, figurelo el capricho como monstruo infestador, ò como Dios benefico, siempre será el mismo en ambos retratos.

Adorar un objeto solo por hermoso, es poner su felici-[409]dad en una flor, que cortada de su tronco pierde à pocas horas su lozanìa. Las gracias del cuerpo son limitadas; pero sin termino quando se les junta el entendimiento, que tributa á la hermosura, lo que el rocio à las plantas.

De ordinario los zelos son el alimento de los amantes, y el cruel tosigo del amor, haciendolos à ellos delicados, y à las Damas colericas: en siendo suaves, y moderados en producir sus quexas, deben tener entrada en un corazon amante; pero nò quando enfurecidos gimen clamando la venganza: Astréa inquieta es [410] mas amable, que Medea furiosa; por eso es menester ser delicados sin sombra de zelosos: la delicadèz es siempre tierna, y amorosa; y los zelos al contrario, airados, y crueles. La mayor parte de los amantes suelen tener sus quexas mal fundadas; otros se comprometen, y juran un constante, y eterno amor, quando solo le ha producido la simpatìa, ò vana presuncion; por lo que no debieran extrañar su perfidia. Ardua empresa es amar; pero facil conformarse, y complacerse: entonces se verifica lo primero quando se nos presenta un ob-[411]jeto que llena todo aquel hueco; y vacío que se halla en nuestros corazones; lo que aconteciendo rara, ò ninguna vèz, no es de admirar sean de poca subsistencia los afectos; en fin, querer hablar de amor con formalidad, es pretender hacerse ridiculo; sin embargo, á los ojos de una seria reflexion, un amante, y un infiel amigo son los objetos mas despreciables. Dexar de amar por inconstancia, es un efecto de la naturaleza; y hacer traicion à su amante, es un abominable vicio. Metatestualità► El siguiente nos darà una breve idèa del amor. ◀Metatestualità

[412] Livello 3►

Soneto.

Es el amor una pasion furiosa,

que obscurece, y perturba la razon;

y ès una noble sin igual pasion,

que nos guia à la fama mas gloriosa:

Es antídoto fiel, llama amorosa,

dulce tormento, barbara prision,

recreo honesto contra la inaccion,

y tòsigo cruel en taza hermosa:

Es un cobarde que temiendo vive,

y es un valiente que lidiando muere;

mas por las experiencias se percibe,

Que es un duende sutìl, y esto se infiere

de que ninguna forma en sí recibe,

y es capàz de tomar la que quisiere. ◀Livello 3

No es el amor otra cosa, que un deseo de conseguir aquello que ofreciendonos de-[413]leite, lisonjéa nuestra complacencia: en tres clases dividirémos la generalidad de su nombre, natural, animal, y racional; el primero es de las cosas inanimadas; el segundo, el que fomenta el apetito anhelando saciár la concupiscencia; y racional, el que aprobado del entendimiento, commueve la voluntad al logro de un bien, ò perfeccion. El amor que comunmente se exerce entre nosotros, ès el animal; de èl dice Platòn, que todo lo facilita, ya sea por sobornar los sentidos, como quiere Quintiliano, ó ya por no saber afectar menos, que [414] extremos, y temeridades, como escribe Propercio: tiene este tirano sus principales armas en la vista, de allí pasa á los oídos, luego á la lengua, y finalmente á las manos: bajo la cruel opresion de este abominable parto de la voluntad, se dispone en lo interior un material combustible, que encendiendose à soplos de la imaginacion, aumenta el deleite, y facilita el apetito, exhalandose por los sentidos de lo mas profundo de nuestra alma unos espiritus tan activos, que prenden de improviso en la mas parecida materia. Metatestualità► Oigàmos una [415] definicion burlesca en el siguiente soneto con piès forzados. ◀Metatestualità

Livello 3►

Soneto.

Es Amor un oculto sabañon,

un mosquito tenàz, un torpe piojo

aun mas activo que el Planeta rojo,

ò que una picadura de escorpion:

A su cura no sirve el diaquilòn,

ni de zarza-parrilla fièl manojo;

mas para los efectos de su antojo

los freqûentes remedios estos son:

Sus arpònes arroja à troche, y moche,

pegandolos mas fuertes que con cola

lo mismo en la cabaña, que en el coche:

Mas el modo de hacerle la mamóla,

y dexar al rapáz à buena noche,

es escurrir con un compàs la bola. ◀Livello 3

[416] Comunmente el que se llama amor és un afecto, que procediendo de la mocion sensible, halla un placer en los sentidos, que le mueve à su gusto: con este procura adular el corazon, el que à fuerzas de la imaginativa, enciende los espiritus de la sangre mas pura, de cuya circulacion precipitada se fomenta la pasion al objeto que aprobaron los sentidos. Gozosa la voluntad, cuyo fin es amar, hace liga con el corazon, guiando el alma al mismo deseo, el que, como injusto, aleja el conocimiento, para no dar lugar a la razon.

[417] De este modo navega viento en popa un corazon, hasta que el uracán soberbio de los zelos, y dificultades altèra toda aquella maquina de pensamientos: pero quiero que llegue al logro su deseo ¿se sosiega aquel corazon? No, antes se inquietan ambos: el del objeto, porque perdiò su merito en la posesion, y por no ser tan atractivos los halagos, pues nuestra condicion no es apreciar lo bello, sino lo raro, y nuevo, estimando solo lo que no poseèmos; y si nos merece alguna atencion lo que disfrutamos, es por no ser segura la posesion; mas en no [418] poder enagenarla, no solo la miramos sin gusto, sino con tedio: el del amante, porque hidropico de los gustos, bebe de la agua mas cenagosa, sin escarmentar con los tormentos, y castigos ¿pero quando causas de amor consiguen efectos venturosos? Sirvanos de exemplo Paris con Elena; Leandro con Hero; Aquiles con Polixena; Antioco con Estratonica; D. Rodrigo con Florinda; y otros infinitos que refieren las Historias, testimonios todos de infelicidades, y tragicas desgracias; siendo con razon amor (segun un discreto) veneno dulce, enfer-[419]medad agradable, tiranía apetecida, y muerte deseada.

Metatestualità► Ya he dicho algo en prosa del amor, vaya a ver lo que sale en verso, pues me hallo hecho poéta de repente, y sin saber como; mas compañeros tengo, y así vamos adelante, y salga lo que saliere. ◀Metatestualità

Livello 3►

Decimas

Señora, vuestro mandar

es ley de vuestro querer,

y pues os sé obedecer,

perdonad si llego á errar:

yo bien quisiera acertar

en el asunto que toco,

[420] y asi, con razon invoco

las Pierides del Parnaso,

para que acierte á dar paso

en materia que sé poco.

Es lo que se llama amor

un veneno apetecido,

un deleite fementido,

un pesar, y aun un furor:

es gusto; mas con dolor,

es dicha; mas sin ventura,

es manìa, y es locura,

es mentira, es falsedad,

es escollo, es ceguedad,

y es mal que no tiene cura.

Es un fingido tirano

lleno de olvido, y mudanzas,

que desmiente con tardanzas

lo que antes hizo muy llano:

es un barbaro inhumano

[421] falto de toda prudencia,

y demustra la experiencia

que de este Caribdis son

los gustos solo ilusion,

los pesares existencia.

Es verdugo de la vida,

laberinto del cuidado,

es tormento deseado,

y del sosiego homicida:

es una mortal herida,

es disfrazado incentibo

para el mal, y yo percibo

si he de hablar con claridad,

que es el mentir su verdad,

y es un pesar succesivo.

Es una dulce fatiga,

es un acibar violento,

es pesar que dà contento,

es una ofensa que obliga:

[422] es alivio que castiga,

y es libertad con prision

tan lisonjera pasion;

mas con aquesto lo dexo,

pues quiero ya del Cortejo

decir la definicion.

Eteroritratto► Es pues Señora el Cortejo

un solàpe para el vicio,

para el Demonio servicio,

para los hombres gracejo:

es falto de buen consejo,

es una cruel opresion

contraria de la razon,

es quien no atiende al defecto

y con eso hace su efecto,

y su oficio la pasion.

Es gozo que causa daños,

es capa de liviandades,

es quien desmiente verdades,

[423] y acredite los engaños:

es quien á los desengaños

jamàs quiso conocer,

es ya quanto puede ser,

es desahogo que lastima,

y es fin la sorda lima

que su efecto viene à hacer.

Es un injusto deseo

donde la razon no obliga,

es una impura fatiga

de alcanzar ageno empleo:

es luxurioso recreo,

continua delectacion,

y Diabolica invencion

conque el apetito piensa

à costa de agena ofensa

tener su satisfaccion.

Es un aspid escondido,

es una vida sin rienda,

[424] y es querer ir por la senda

donde tantos han caìdo:

es un echar en olvido

el propio conocimiento,

es un rebozado intento

que pone los medios, sin

buscar, ò querer mas fin,

que en el vicio estár de asiento.

Es su zelo hipocresia,

es un continuàdo ruego,

y es añadir nuevo fuego

á la materia que ardìa:

es pues, quien de dia en dia

va cobrando mas llaneza,

es quien quiere à la belleza

por el fin tan solamente

à donde naturalmente

conduce naturaleza.

Es un mar donde se anèga

[425] la atencion que es mas gallarda,

es ley, que ninguna guarda

por estar á todas ciega:

es nave que no sosiega,

es peste de la conciencia,

es una mortal dolencia,

es un comercio indecente,

y por este antecedente

sacareis la conseqûencia.

Es un riesgo manifiesto

à que nuestro afecto inclina,

y es fabricarse la ruina

desde un elevado puesto:

es tambien soltar el resto

á nuestras viles pasiones,

es buscar las ocasiones,

y no para merecer,

pues es forzoso caèr

[426] quien ama las tentaciones.

Es querer que el precipicio

labre à la seguridad,

es soltar la voluntad,

y querer no siga al vicio:

es hacer el sacrificio

donde dicta la pasion,

es querer que sin lesion

quede el cuerpo entre la llama

y entre el fuego que se inflama

huelgue la imaginacion.

Es tacita union de afectos

á que la pasion induce,

es la causa que produce

los mas pesimos efectos:

es un molde de defectos

segun mejor acomodo,

es imaginario modo,

[427] es aprehension figurada,

y es el Cortejo una nada

que se compone de todo.

Es el que vé, hacerse ciego,

es del aire sustentarse,

es à tiento recrearse,

y en tormenta hallar sosiego:

es querer no queme el fuego,

es continua implicacion,

es una disolucion

es dexar libres los frenos,

y es, y serà quando menos

una proxima ocasion.

Es un trato muy freqûente

à quien lo rinde la instancia,

y de este tal la substancia

es lograr el accidente:

es el mejor expediente

para hacer qualquiera cosa,

[428] es ente que no reposa,

y dá con todo al través,

y en una palabra, es

la delectacion morosa.

Es una escuela fingida

en donde consigue el hombre

perder su altivo renombre

con lo torpe de su vida:

es dolencia apetecida,

es engañoso contento,

es mutuo consentimiento

que rebozado se tapa,

y en quitandole la capa

se queda amancebamiento.

Es dicha que se desquicia,

y viene à dar en desgracia;

es una aparente gracia

que està pidiendo justicia:

es de la humana malicia

[429] el abuso mas interno,

y es, en fin, á lo moderno

cortejos, y cortejados

ir por sus pasos contados

à parar en el Infierno. ◀Eteroritratto

Este el retrato mas fiel

es de lo que haveis pedido;

si mal os ha parecido;

echadle la culpa à èl:

ni penseis que mi papel

condena toda amistad,

pues fuera brutalidad,

y yo tambien me acomodo

à darme un poco, no todo,

al trato de la beldad.

Y pues que ya he descifrado

lo que queriais saber

no dudo hechareis de ver

lo que es un cortejo al lado:

[430] todas Vms. han dado

en tener satisfaccion

grande de sì, y es pasion,

y aun error muy manifiesto

del qual desengaña presto

el tiempo con la ocasion. ◀Livello 3

Retrato del amor, y cortejo.

Livello 3►

Soneto.

Tratar à la razon de poco humana,

hacerla mas incierta cada dia,

cifrar todo el placer en la manìa

que una pasion fomente tan tirana:

Rendir adoraciones con fé vana

à una mera ilusion, ò fantasía,

unir con la tristeza la alegria,

morir, y revivir tarde, y mañana:

Estar siempre en continua inconseqûencia,

su dueño colocar con las Deidades,

verse à sus pies, y creer que es eminencia:

Prevenciones hacer casualidades,

apreciar lo que no tiene existencia

despreciando las mas ciertas verdades. ◀Livello 3

Livello 3►

Al amor

Livello 4►

Cantilena primera.

No mas, no mas Cupido,

no mas rapàz vendado,

huìr de tì pretendo

pues miro tus engaños:

ninguna impresion pueden

hacerme ya tus dardos,

que à fuerza de escarmientos

evitarè mi daño.

Mas ay de mi! Que apenas

finalizò mi labio

de articular sus voces

quando quedò vengado:

[433] tomò por instrumento

el perfido tirano

de su venganza fiera

su original retrato.

¡Quien, pues, sino Belìsa

tuviera poder tanto

que en una hora borrase

siglos de desengaños!

gustoso me somèto

á tu poder alàdo,

dispòn lo que quisieres

supuesto soy tu esclavo.

Pero el amor con risa

me dice: quan en vano

huír de mì pretende

quien yo sigo volando. ◀Livello 4

Livello 4►

Cantilena segunda

Al pie de un arroyuelo

que sirven sus corrientes

de musica à las aves,

y al prado de tapète:

en catre de rosales

depuesto el arco fuerte

cansado de su corso

Amor descansa, y duerme.

Nereydas apacibles

agenas de que huviese

persona que ocupàra

sus cotos, y vergéles:

al éco de sus conchas

festivas se divierten,

quando su vista à todas

[435] las pára, y las suspende.

Observan su hermosura,

se acercan, no le temen,

y dexan de alhagarle

por miedo que despierte:

sus gracias preconìzan,

y cada qual pretende

meter dentro del pecho

el aspid mas aleve.

Al ruido Amor despierta,

y al ver que guerra enciende

se felicita ufano

del gran poder que exerce:

encubre sus designios

bajo un aire aparente,

las Ninfas al instante

el miedo, y temor pierden:

[436] le alhagan, le acarician,

y Amor se muestra alegre,

coronan su cabeza

de bellos ramilletes,

y con graciosas risas

Amor se lo agradece.

Mas ay! Quan pronto todas

su llama voràz sienten;

pero conocen tarde

su amarga, y triste suerte:

volvednos, dicen ellas,

infiel tirano huesped

nuestro reposo antiguo,

pues la voráz, y ardiente

llama que nos consume

entre las ondas crece.

[437] Mas el Amor risueño

responde dulcemente:

las llamas que yo enciendo

no està en mi mano, creedme,

el apagarlas luego,

y asi, séd mas prudentes. ◀Livello 4

Livello 4►

Cantilena tercera.

Herido el alto Jove

del Cupidillo osàdo,

lo vuelve en mariposa

al conocer su estrago:

en refulgentes alas

convierte sus dos brazos,

y en manchas, y matìzes

sus penetrantes dardos.

[438] Sus quexas à los vientos

pretende dar en vano,

que de ningun provecho

le sirve el fatal arco:

no vuela presuroso,

como solìa antaño,

detras de corazones;

sí del placer guiado

de flor en flor tan solo

el niño vá saltando.

Movido de sus ansias

el Padre Soberano

procura consolarle

su audacia disculpando:

en fin, muda de forma

su antiguo sèr tomando,

y para su memoria

las alas le ha dexado.

[439] Temed, temed mis iras,

exlama el niño vano,

que hasta en los mismos Dioses

tienen poder mis rayos. ◀Livello 4 ◀Livello 3

Livello 3►

Egloga o bien sentidas quejas de un Amante abandonado.

Tirso, y Belardo

Racconto generale► Quando ya el Sol declinando sus rayos caminaba velóz al occidente, con lentitud discurria las margenes del Tajo conduciendo unas Ovejas Tirso, Pastòr tan galàn, como desdichado, quien despues de lanzár varios suspiros, prorrumpiò de este modo.

Livello 4► Dialogo► Amor! Amor! Como asi [441] me abandonas? ¿Donde está la lealtad conque te servìa? ¿Donde las fatigas, y lagrimas que salieron del fondo de mi corazon? ¿Donde los pensamientos que noche y dia ocuparon mi memoria? ¿Como ahora te alejas de mi? Ay infeliz! ¿En donde hallaràn alivio mis quexas? ¿Donde puerto mis pensamientos? ¿Y qué fin tendrán mis pesares si tú mas cruel que las fieras huyes de mi presencia? ¡Ah tiempo mal empleado! ¡Ah desdichado Amante, que qual Nave sin timòn vas surcando un mar de tempestades! ¡Oh quanto las voraces llamas de los ze-[442]los, y pasiones juntas con los rayos de tu beldad abrasaron mi corazon, reduciendolo á pavesas! Y tu siempre mas sorda que las rocas á mis males, sin que te haya commovido el copioso llanto que destilan mis ojos, has despreciado mis finezas! ¡Ah, que pronto huyò de mí el placer que me causaban los afanes con la imaginacion de pasarlos solo por tu causa.

Belardo

¡Que siempre, Amigo, te he de hallar entre sollozos! Es posible que nunca te fal-[443]ten desventuras?

Tirso

Si fueran los zafiros de ese luciente Globo capaces de impresion, desde luego mancharian su explendor mis angustias. ¡Ah infiel Belisa! ¡Ah mal empleada esclavitud! ?Ah entrañas de este lastimoso pecho, como no os esparcís por el aire al mirar os falta la antorcha que alumbraba vuestro corazon? ¡Oh quan gratas eran para mi las horas en que oía de tus dulces labios proferir estos suaves acentos: tuya soy, y en tí se cifran mis delicias! [444] ¿Como ahora mas cruel que las Hircanas fieras, mas movil que las aristas, y mas mudable, que la inconstante Luna, no solo me abandonas ingrata, sino que perfida te alabas de tus falsedades, y erigiendo otro amante, me haces vil theatro de tus desprecios?

Belardo

¡Quien pudiera persuadirse, ò Tirso amigo, que Belisa contigo procediese tan ingrata!

Tirso

Quien la considerase aman-[445]te, y muger; pero ya el tiempo me aflige, las horas me consumen sin poder hallar alivio en mis pesares. Ah falsa muger, que mientras me esmeraba en profesarte mis afectos, tramabas en tu vil è infame pecho las mas enormes traiciones! ¡Mi alma se quexará altamente de tu perfidia! Ya no tiene dentro de mì morada la quietud, y el reposo; traspasando lo mas intimo de mi corazon la imagen de sus infidelidades.

Belardo

Si un huesped agradece los [446] beneficios de solo un dia ¿como Belisa ha cerrado los ojos à tantos años de rendimientos?

Tirso

¡Ah Belardo amigo, que la mas firme muger se compone de mudanzas! Pero á vosotros prados, riscos, y montes, que tantas veces oìsteis el éco de aquesta vóz lastiméra, os pido triste, y desdichado amante llebeis compasivos mis justas quexas á esa tirana, mientras regando el suelo con mi llanto, conduzco à su redil las Ovejas. Y tù aire benigno, que con tu aliento has sus-[447]tentado este endeble espiritu, inspira mis bien sentidos lamentos á esta Alma infiel, que con sus falsedades me ha conducido al centro de las penas.

Belardo

Qual ès el arbol, asi produce el fruto: procura desechar tan infaustas idèas, y retiremonos hacia la cabaña. ◀Dialogo ◀Livello 4 ◀Racconto generale ◀Livello 3

Carta

Livello 3► Lettera/Lettera al direttore► Señor Entretenido: si no hubiera hecho una firme resolucion de no asentir á segundas nupcias despues de la muerte de mi Esposo, y si no me disgustase el nombre de casamiento, y sus ceremoniales, puede ser que en la ocasion tubiera la flaqueza de dexarme convencer; y aunque en el dia mi modo de pensar està bastante apartado de este asunto, no obstante, tomáos la molestia de reponder à los casos que propongo, pues redundará en beneficio de algu-[449]nas amigas, que compran todas las semanas vuestros discursos.

Pregunta I. Si una que ha dado palabra á dos diferentes Amantes, que la solicitaban durante la ultima enfermedad de su Marido, tiene plena, y absoluta facultad de escoger el que quisiere, ò bien de despedirlos eligiendo un tercero en discordia.

Respuesta. Tiene.

II. Si una Viuda està obligada à cumplir la solemne promesa que hizo á su Mari-[450]do un dia, que la regalò una sortija de brillantes, porque la pretende un Joven bien plantado, y de espiritu, y está indecisa, aunque él le asegura bajo su conciencia son criminales tales proposiciones.

Nò.

III. Si en calidad de Viuda futúra puede disponer de su persona en favor de un Petimetre, que la estrecha, hallandose su Marido en tal estado, que de ningun modo puede haver esperanzas de su salud.

Puede.

[451] IV. Otra quiere saber si en casarse con un Caballero mas joven que su hijo, harà bien, ò...

Mal.

V. Cierta Viuda critica, y escrupulosa duda si està obligada, ò nò en conciencia à poner sus hijas en un Convento, pues me asegura la hacen parecer vieja, temiendo perder su fortuna, porque todos se inclinan á las niñas.

Bueno!

VI. Otra, que à juzgar de ella por su estilo parece [452] una Señora de las mayores circunstancias, pretende saber si para el manejo, y direccion de sus intereses serà suficiente su capacidad, ó si es mas acertado buscar un Administrador joven, y bien parecido en quien deposite su confianza.

Lindo!

VII. Otra muy delicada no sabe á quien se incline, si à un Señor mayor de gorro, y peluca, que la enamora à polvos de tabaco, y à la antigua ò à un Caxerito muy soplado, que le hace el amor á la francesa; conque ella esogerá lo..

Peòr. ◀Lettera/Lettera al direttore ◀Livello 3

Livello 3►

Noticias de bastante cuidado.

Por las ultimas gacetas de la Corte de Chipre se asegura, que la Serenisima Venus, Reyna de la hermosura, y Señora absoluta de los Imperios del Mundo, con acuerdo de sus Decanas, y sabias consejeras, ha expedido la siguiente pragmatica.

Satire►

Articulo I.

Que todas las Mugeres na-[454]tural, ò accidentalmente comprehendidas en el lastimoso numero de las feas, para contrarrestar el inexplicable sentimiento, que les ocasiona ver diariamente gustar á las otras, y no agradar ellas jamás; para evitar de algun modo su vilipendio y rebozar el verdadero origen de donde dimàna su abandono, mandàmos, y es mi voluntad se distingan de las demás por medio de algunas asperas costumbres, afectando no solo una austéra conducta, sino tambien una ferìna rigidéz; à fin de que se persuada el comun de los hombres, que lo erizado de su ge-[455]nio, y nó su cara, es quien motiva à que nadie les diga una palabra.

II.

Que todas las que pasen de los quarenta se denominen cuerpos mayores, concediendoles graciosamente su jubilacion à expensas de mi Real Erario, obligandose todos los dias quando desamparen el lecho (dexando à un lado el amor propio) à mirarse tres veces al espejo, y preguntarse si son ellas, para que à la confrontacion de su marchita hermosura, arrugada fàz, y canòsas gracias no pierdan [456] lastimosamente en afeites, y locuras el tiempo que deben emplear en la educacion de su familia; pohibiendolas in totum el uso de cortejos, y mucho menos presentarse en publico con ellos, bajo la pena de ser la irrision de los concursos; declarando á los favoritos de dichos cuerpos mayores por saca-trapos, pues à no ser inducidos de particulares intereses, no tendrian valor para ocupar continuamente el lado de semejantes carnificados1 esqueletos.

[457] III.

Item: respecto de las muchas utilidades que de la pintura nos resultan, á instancias de sus profesòres, y representacion de su atraso, mediante el quantioso consumo de colores por nuestro gremio, viendose los facultativos precisados à abandonar tan noble Arte no solo por su excesivo precio, sino tambien por la escasèz, mandamos, y es nuestra voluntad, que toda persona de qualquier clase, ó calidad à quien se le coja con las manos en el ajo, ò se presente en las calles, y [458] pasèos con el alivio, ò socorro de agenos colores, no solo se repute por Actríz, sino que desde luego concedèmos amplia facultad á todo genero de personas, para que piensen de ella lo menos favorable, satirizandola á cara descubierta, à ver si por medio de un rigorioso caustico se consigue atajar tan pernicioso abuso. ◀Satire ◀Livello 3

Metatestualità► Otra semana sabrèmos los demás articulos de esta Pragmatica. ◀Metatestualità

Livello 3►

Siguen los proverbios.

No fuera malo olvidar

mil cosas de juventud:

Ni donde falta virtud

la eloqûencia es provechosa:

Ni vì mas aspera cosa,

ni mas blanda, que la lengua:

Ni quien note agena mengua,

que tenga limpio su seno:

Ni es consuelo el mal ageno,

que remedie el propio mal:

Ni sirve mas que de sal

el alma en cuerpo vicioso:

Ni he visto quien dè en gracioso,

que no tenga mil rencillas:

[460] Ni el que no sufre cosquillas

puede usar de libertad:

Ni se puede una verdad,

si es cruda, dar à comer:

Ni hay quien se pueda valer

contra su propio deseo:

Ni quien sepa sin rodeo

dar satisfaccion á un necio:

Ni quien sufra un menosprecio

si nò es bueno, ò pretensor:

Ni es verdadero valor

del ingeio la agudeza:

Ni la desdicha tristeza,

quando alegra gloria falsa:

Ni el pobre que busca salsa

merece ser socorrido:

Ni el que es loco, y atrevido

vive con seguridad:

Ni puede haver calidad

[461] que no merezca qualquiera:

Ni se da mayor quimera,

que el desprecio de la vida:

Ni habra hombre que se mida,

que no asegure su estado:

Ni tan soberbio elevado,

que pobreza no le mude:

Ni quien sepa, aunque massude [sic],

en què esta el daño, ò provecho:

Ni ofensa que se haya hecho,

que à tiempos no resucite:

Ni habrà contento que quite

tan solamente una cana:

Ni hay vanidad cortesana,

que dexe al dueño que duerma

Ni habrà fama que si enferma

no tenga dificil cura:

Ni se gana sin ventura,

ni se conserva sin arte:

[462] Ni por perder una parte

se ha de aventurar el todo:

Ni hay hombre que por su modo

no se pueda hacer cabal:

Ni con falta de caudal

es bueno levantar obra:

Ni pienso que à nadie sobra

dinero para mal uso:

Ni timepo al hombre confuso

para bien, ni mal obrar: ◀Livello 3 ◀Livello 2

El Jueves proximo saldrà el siguiente.

Con licencia.

Impreso en Cadiz

En la Oficina nueva de D. Luis de Luque y

Leyva, calle de la Porteria del Carmen.

Año de M DXX LXXX. ◀Livello 1

1El uso de esta vóz se lo debemos á la Pragmatica.