El Curioso Entretenido: Entretenimiento VII

Permalink: https://gams.uni-graz.at/o:mws-114-856

Nível 1

Entretenimiento VII.

Nível 2

Metatextualidade

Soi tan ingenuo, y amante de la verdad, que en conociendo critican con razon, aunque sea contra mí lo confieso, y por lo tanto aunque desluce de algun modo mi credito, con todo, voy á exponer lo que me sucediò hace algunos dias.

Nível 3

Narração geral

Llegué à comprar un libro donde havia algunos politicos que desde su asiento estaban gobernando la Monarquia: interin el Librero lo buscaba entrò en la tienda con un papel un hombron amusco, y cecial, mas estrecho que el camino de la virtud, mas largo que esperanza de Judio, y mas chupado que caramelo: al pie de buenos dias Caballeros alargò una mano que parecia asador, y dandolo à un segundo Seneca en la apariencia, le preguntò si lo havia leido. ¿Què es esto? (respondiò el apelmazado Epicúro) Este es un papel que sale todas las semanas. Jesus! Jesus! (exclamò èl haciendose cruces como tentacion) La peste venga sobre tales Escritores: y aun habrà quien gaste su dinero en semejantes jaculatorias: solo siento la cuenta que he de dar de haver comprado el primero; pero no se reirá mas con mi plata el tal Entretenido. Sí Señor: el titulo muy bueno, mucho aviso por las esquinas en letras de á folio, mucho de Entretenimiento en la segunda linea de su papel, y lüego nos dà quatro pliegos de prologo, y cartas llenas de lisonja. Què Entretenimiento, ni qué haca, pues quando pensabamos hallar muchos chistes, y gracias, nos encontramos con un sermoncillo, y una adulacion insoportable á las Damas, igualandolas à nosotros, como si no se tomasen bastante mano para hacer lo que quieren. Bueno estaria el Mundo si eso fuera asi. ¡Què haya quien tal escriba! Sin duda el Autòr es algun pisaverde, y quiere por este medio grangearlas para sus intereses. Este fué el caso, y tomando mi libro me mudé con un compàs, sin esperar que acabase mi panegirico el buen Nestor. Pero vaya de cuento, y acomodenlo Vms. como les parezca.

Fábula

Un Asno que pasturaba un hermoso prado encontrò con un Ciervo, y mofandole con insolencia le dixo: muchos te han puesto pobre marido. A lo que el Ciervo sin indignarse respondiò: si no tuviera à menos ensangrentar mis armas en un animal tan estolido, yo te daria el castigo que mereces; pero te desprecio por quien eres, pues el olmo no puede dar peras; con lo que le dexò corrido, y avergonzado.

Metatextualidade

El cuento es breve; no sé si será compendioso.

Narração geral

Exercìa el oficio de enfermero en cierto Colegio un Estudiante, y enfadado por las continuas impertinencias de sus compañeros, le pidiò encarecidamente al Superior le mudase á otro, pues en su genio le era imposible aguantar tantas ridiculezes: consiguiòlo en efecto, y de alli á pocos dias que estaba empleado en despertar, se fué llorando amargamente al Rector, con la suplica de que le volviese à su destino, por ser aquel mucho mas penoso: respondiòle entre severo, y enojado que no podia ser, y pues èl lo havia querido, que tuviese ciencia, y prosiguiese; mas el Estudiante le replicò resueltamente, que si no condescendia à su ruego se escaparia del Colegio, por serle insufrible que cada instante los Colegiales le estubieran sufocando; unos que despertase mas tarde; otros mas temprano; estos que no tocase tan fuerte; aquellos que hiciese mas ruido, con lo que á todas horas se veìa cercado de qüestiones, no pudiendo complacer à todos. Entonces el Superior le dixo: amigo, si no hay otro, ese es motivo pequeño; prosigue lo empezado cumpliendo con tu obligacion, y dexa que digan lo que quieran, que con el tiempo se cansaràn.

Metatextualidade

Lo mismo dice el Entretenido, y pasa adelante.

Citação/Lema

Vaya de Aventuras.

Narração geral

Movido de curiosidad entrò cierto Personage en la Libreria donde se venden los Entretenidos, y pidiendo uno para muestra preguntó su precio: dixole el Librero que dos reales, á lo que, dexandolo immediatamente, respondiò con cachaza: oh! Si fueran diez, ò doce quartos, sería parroquiano; pero diez y siete, ab renuncio.

Citação/Lema

Siga de Cuento.

Narração geral

Mandò cierto Doctòr hacer una llave, vino el Maestro con ella, y le pidiò seis reales: no amigo (le replicò) tomadla, que no me acomoda: fuese sin decir palabra, y al otro dia fingiendose enfermo lo embió à buscar al amanecer con mucha priesa: fué à visitarle; y bien amigo, qué tenemos? (dixo tomandole el pulso) Ay Señor! Yo estoy muy malo; pero antes de ponerme en cura quiero saber quanto os he de pagar por cada visita: ninguna hago menos de cinco reales: cinco reales? Vade retro; no me acomoda: Vmd. se pierde el marchante; y con esto le bolviò la espalda.

Citação/Lema

Magnum exemplum est formica laboris.
Si los hombres consideràran que han nacido para el trabajo, y que desde el principio del Mundo el Criador les manda vivir con el sudor de su frente, desde luego no resistirian la voluntad Suprema, ni hallarian razon para eximirse de una ley tan general, que no admite excepciones: pero como la mayor parte del genero humano no discurre como debe, ni reflexiona el fin para que fuè criado, no es de extrañar se valga de unos medios tan opuestos en un todo à su principio. Aun quando los hombres no estubieran obligados a trabajar por Divina imposicion lo debian hacer por sus intereses adquiriendo en los primeros años no solo el sustento para su vejèz, sino aquellas luces precisas para gobernarse: la ociosidad como Madre de los vicios, lo es tambien de la ignorancia, y presuncion; por eso quien huye del trabajo presume saber mucho, concurriendo su vanidad, y amor propio de acuerdo con su pereza para hacerle despreciar todo lo que le puede ser dificultoso de aprender: conque abandonandose en la juventud á los alhagos de una vida poltrona, le es casi imposible en adelante reparar lo perdido, antes bien el habito de su inaccion pasa con el tiempo à ser naturaleza. Es constante, que la ociosidad consituye los racionales en estado inferior al de auqellos brutos, que enseñandonos con su exemplo, merecieron que los hombres mas grandes creyeran havia en ellos parte de discurso: no solo es un vicio vergonzoso, sino origen, y manantial de los mayores delitos: con razon la llamò un discreto, sepulcro del hombre, y muerte del alma: aun á los mas ciegos Gentiles les dió siempre en rostro, haciendola receptaculo de todas las maldades, y desde luego la ociosidad es el instrumento de casi todos los crimenes que cometen los hombres. ¿De donde se origina que ese rico Mayorazgo ame à una joven que le obliga à varias acciones indignas de su caracter, sino del ocio? ¿De donde que el otro huya los cuidados, y cargos de su empleo abandonando lo que está bajo su direccion? ¿De donde que el otro Padre de la Patria se adormesca, y cuide mas de llenar su Biblioteca de vinos generosos, que de buenos libros? ¿Si aquel Señor mayor cargado de obligaciones adquiriera nuevas luces que le pudieran ser utiles; si asistiera á su ministerio, acaso le quedarian tantas horas que dedicar à la ociosidad? ¿El otro que vá corriendo la tuna de casa en casa, que freqûenta todos los paseos, y theatros, que no se acuerda mas que una vez al año de su obligacion, se deshonraria tan á menudo si amára menos la ociosidad, empleando el tiempo en instruirse? ¿La otra que vá á lucir sus gracias en un baile, ó sin cesar està hablando en un aposento, daria tanto que decir si no estuviera siempre ociosa? ¿Un Cortesano entretenido en adular sus Protectores para facilitar su fortuna, vive mas que en una profunda indolencia? ¿Un Comerciante perezoso no aniquila del todo sus caudales, siendo la perdida de sus intereses el premio de su inaccion? Y seria menos el daño si recayera en èl solo; pero la lastima es que redunda en su familia, y en perjuicio de muchos hombres de bien, que por fiarse de un perezoso, que huye de quanto puede motivarle algun desvelo, quedan perdidos. ¿Qual es el origen en otras carreras de tanta rencilla, y libertinage? ¡Quantos jovenes de bellas esperanzas han extinguido con la ociosidad las sublimes ideas que les havian sido inspiradas en su juventud, viendose reducidos, quando no à ser del todo inutiles à su Patria, á lo menos à no obrar con aquel vigor que nos prometiamos, pareciendoles insoportable el trabajo, por la ociosidad que contraxeron! En fin, desengañemonos, que en los diferentes estados de la vida todos se pueden ocupar utilmente: los Eclesiasticos trabajando para las almas: los Magistrados conservando la justicia: los Militares defendiendonos de los enemigos: los Negociantes subministrandonos los bienes precisos para la vida; y si fuera dable poderse desterrar la ambicion, ò la ociosidad de nuestro comercio, desde luego soy de dictamen serìa mas conducente permitir el primer vicio, que tolerar el segundo.

Citação/Lema

Nota.

Metatextualidade

He recibido la siguente Carta, y con licencia de su Autòr he suprimido parte de ella, por haver tocado su asunto en uno de mis Entretenimientos.

Nível 3

Carta/Carta ao editor

Señor Curioso:

Nível 4

Narração geral

Leyendo estaba el otro dia uno de los Entretenimientos, quando un amigo me insinuó que lo acompañase à la Fonda, y mientras llegaba la hora de comer entramos en una tienda, causandome no poca risa los nombres conque bautizaban las Damas sus modas: las cintas de tres colores llamaban de canicula; las de dos de la union: ¿qué dirèmos del color de pulga, que es la moda del dia? Unas pidieron color de pulga embarazada, otras de pulga doncella: yo no alcanzo còmo tales efectos se conocen por los colores: solo faltó el de pulga viuda para que huviera de todos estados: finalmente vino una Dama pidiendo lazos de la ultima moda, y extrañandolo, le pregunté porqué los llamaba asi: por ser la mas moderna (me dixo) pero no ultima (le repliquè) que eso serà al fin del Mundo; y creo que si el Ante-Christo trahe algunas hevillas, ò sombrero particular, servirán de fomento para una nueva moda.
Verdaderamente no hay en el Mundo cosa mas variable que estas invenciones, llevandose la primacía los peinados: en veinte y ocho años que cuento he visto mas de veinte y ocho mil mudanzas, y en el dia han tomado una altura tan considerable, que en parangon con las mugeres parecemos tortugas: muchas que apenas tenian cinco pies, pasan ya de los siete, no pudiendose penetrar la causa de su incremento, ni descubrir si lo hacen por penitencia, ò puede ser tal vez que algunas de la marca pequeña inventáran esta moda por aparentar una regular estatura. En fin, sea como fuere, no deja de haver muchos hombres de juicio á quien he oído decir varias vezes, no gustan de mugeres mas altas que ellos; y aunque en todas edades han puesto su conato en el adorno de sus cabezas, jamás tomaron una figura tan formidable, y agigantada como en el dia; siendo lastimoso descuido de nuestros antecesores que haviendonos dexado tantas reglas sobre la Architectura, no empleasen parte de su talento en describir los maravillosos edificios compuestos de cintas, encages, flores, gasas, plumas, y otros ingredientes: ¡qué de arcos triunfales no hemos visto! ¡Qué de jardines! ¡Què de piramides! ¡Què de colosos! Y ultimamente ¡què diversidad de fabricas dignas, à la verdad, de eterna memoria, sin que hayan merecido sus Architectos se haya hecho la mas minima commemoracion de ellos en los Annales! ¿Pero quando no hemos sido descuidados en nuestras glorias? Mucho se pudiera decir acerca de esta moda; pero baste lo que expresan las siguientes:

Nível 4

Decimas La Damas que con esmero usan del nuevo Erizón, deben por obligacion mantener un Peluquero: este tal goza del fuero que niegan à otros sus aras, tomando si lo reparas con pasos poco medidos el dinero á los maridos, y á sus mugeres las caras. Entre unos rizos tan bellos se oculta fiera carcóma; pero no es mucho si toma la ocasion por los cabellos: no admira tales desuellos mi politica razon, pues tal uso, en conclusion, y otros de esta misma maña remediaràn en España la falta de poblacion.

El Curioso Entretenido

Valgame dios! (Exclaman muchos) Apenas se encuentran hombres! La amistad es cosa de sueño: la buena fé se perdiò enteramente: la verdad se subiò à los Cielos; y à este tenòr todo lo llevan por un estilo, haciendose universales correctores;

Nível 3

Retrato alheio

pero con su licencia les quiero advertir, que yo (que tambien puedo dar mi voto en el asunto como ellos) conozco muchos à quienes la virtud es connatural, que se inclinan á todos los actos heroicos sin el menor fin de vanagloria, los que bien lexos de vociferar su beneficencia, y buenas calidades, parece que en sì no las conocen:
ved aqui los que se deben apreciar, y no esos vanagloriosos, que ellos mismos están espantados de sus acciones, mirandolas como un phenomeno cuya relacion nos debe sorprender. Si la modestia es tan apreciable en los que el Cielo repartiò sus dones ¿qué diremos de esos insectos que aparentan un orgullo capaz de deshonrar los hombres mas grandes?

Nível 3

Retrato alheio

A cada paso vemos gentes que no cesan de hablar de ellos mismos: sus conversaciones son un espejo, que representa su estolidèz: hablan de las cosas mas tenues que les han acaecido, y quieren nos interesemos en ellas como en las mas arduas: ellos lo han visto, dicho, y pensado todo: ellos son un modelo general, y un origen de exemplos, que jamàs se appura.
¡Oh, quan debil, y enojosa es la alabanza, quando se reflexiona de donde sale!

Nível 3

Narração geral

Hace pocos dias que un hombre de este caracter nos apurò hablando tres horas de su merito; pero como todo tiene fin en el Mundo, descansò por un rato; con lo que pudimos tomar el hilo à nuestra conversacion. Empezòse á quexar uno que estaba enfrente, del enfado esparcido en las conversaciones: ¡qué siempre ha de haver mentecàtos! ¡Què nunca han de faltar necios que todo se lo apropien! Teneis razon (replicò nuestro hablador) que se gobiernen por mì, jamàs me alabo; yo soy bien nacido, tengo caudal, mi presencia es agradable, mi educacion manifiesta; mis amigos dicen que tengo talento, pero yo no hago caso de frioleras; y si es que posèo alguna buena propiedad, la que mas estimo es la modestia. Admiré su desahogo, y mientras èl preconizaba sus gracias, me retire diciendo: dichoso el que te pierde de vista.

Nível 3

Admonicion fraterna del elefante

Citação/Lema

A la universal epidemia de tanto Semi-Poeta comico, y Saynetero Romo.

Nível 4

Romance. En nombre del grande Apolo esta admonicion fraterna reciba como conjuro tanto endiablado Poeta. Primeramente les mando, que hasta las primeras yervas à pastar en el Parnaso ninguno de ellos se atreva. Ytem: que antes de subir de aquel monte á la eminencia se sangren de prevencion por Mayo, como las bestias. Porque tan gordas estàn (segun parece) sus venas, que hilar no podràn delgado sino à fuerza de lancéta. Ytem: se les priva in totum, aun en año de cosecha, el uso de la cebada; paja, toda la que quieran. Tampoco se les permite silla, gurupa, ni riendas; jaquima, y albarda sì, pues son sus musas arrieras. Mandámos, que à todos juntos las dentaduras se vean, y asi poco mas, ó menos, sabremos la edad que tengan. Por lo que mira á herraduras, à su arbitrio se les dexa: no haya miedo que les falten, pues tanto aciertan con ellas. De comun acuerdo todos se deben vestir de gerga: arropense con sus coplas pues todas son de esa tela. Ni en las fuentes, ni en los rios jamás à beber se atrevan; beban en charcos, y enfrien el agua con sus simplezas. En sus actos, ò jornadas no se quexen de la espuela; si solo de que el Pegáso las huviera hecho tan lerdas. Ancas deberàn surfrir; y si la carga les pesa, tiren cozes, que no importa por lo que son se les tenga. Si acaso en las mataduras les dieren, tengan paciencia, que à ese trabajo se expone el que nace para bestia. Cada vez que rebuznaren lo haràn con suma modestia, porque sinò, mando al punto que les planten antojéras. Interin, le doy poder à el que mis veces poséa para que à Musas tan malas las dé buenas penitencias. Reservando à nuestro fuero la facultad de absolverlas; esto es, en caso negado de que agudas se conviertan. Va firmada, y refrendada de nuestro sello: Antuerpia. Yo. El animal mayor, no entrando Vms. en cuenta.
Postdata

Citação/Lema

De su Mayordomo D. Benito etc. etc. etc.

Nível 4

Soneto Vuestras musas Poetas en agra1 del licór del Parnaso son la he y el olor que despiden á la pe á qualquiera le viene à dar en fa De vuestras venas el humor morda se desata en estilo tan soe que parece que sale su hediondè de la mas immediata al postifa
Como yugo no tiene la cerví de vuestro numen, se presenta atro en sus versos con uñas dice mi Un rebuzno pronuncia en cada vo es fatal tropezon cada deslí y en lugar de concepto dá una co

Carta

Nível 3

Carta/Carta ao editor

Señor Curioso: Ya que los Entretenimientos de Vmd. no solo se dirigen á corregir los abusos, sino tambien á perfeccionar el buen gusto, paso à exponer un envejecido achaque, que al abrigo de las canas reina de tiempo immemorial; y espero que con el poder, y autoridad de un publico Escritòr tan bien recibido, tendremos antidoto contra el perjudicial veneno de que los ancianos hayan de salir siempre vencedores en sus lides, mirando con desprecio qualquier solido discurso, si su autòr es muchacho. Aunque venero las canas, no dexo de conocer muchas veces la falta de razon en sus disputas; y creo que el no desimpresionarlos de su error, será anteponer la complacencia á la verdad: los argumentos mas fuertes son de ningun peso quando pronuncian sus decisiones, prorrumpiendo en tono magistral: ¡mozos atolondrados! Sin pelo de barba, y quieren dar su voto. Por lo que suplico á Vmd. tome à su cuenta nuestra causa, sosteniendo los derechos de la juventud, sin permitir nos despojen de ellos tan injustamente los ancianos,

Metatextualidade

El Autòr de la siguiente creo no llevarà á mal dos, ò tres voces que he mudado. por parecerme mas propias.

Nível 3

Carta/Carta ao editor

Señor Curioso. Mui Señor mio: sus producciones periodicas han puesto en expectacion la curiosidad de mis Patriotas Gaditanos; y aunque en todos es uno mismo el efecto, procede este de causas diferentes: unos buscan su diversion, otros la moralidad, este un golpe de critica, aquel un nuevo pensamiento, y cada qual la maligna satisfaccion de ver arrojar la piedra al texado del vecino: yo que de un Jueves à otro estoy en espectativa del prometido Entretenimiento, no solo busco en èl mi propia satisfaccion, sino la de hacer transcendental à los otros el comun provecho: de su leccion nace la reflexa, de esta el examen de sus principios, la ilacion de sus antecedentes, y de aqui el deseo de que su sistèma se extienda à promover las sociables virtudes, y caracterizar los vicios que nos deshonoran, de suerte que nos horrorizen. Aseste Vmd. el cañon de su pluma contra el ridiculo esquadron de impertinentes, que corrompen a el mas debil sexo con sus iniquas persuaciones, y envilecen el nuestro con la afeminacion, y estragadas costumbres.

Nível 4

Retrato alheio

Esta casta de hombres aparentes, que con desverguenza se nominan de honor, éntes ridiculos que profanan el nombre, y tergiversan su significado; ¿quien piensa Vmd. que son? Una extravagante especie de petimetres averiados, cuyo merito consiste en una admirable volubilidad de lengua, expresiones de sonido pomposo, y carencia de sentido, un lenguage estrafalario de terminos Gallicultos, Italispanos, y Grecisantes, que han de correr velit, nolit usus, y cuyo fondo es una supina ignorancia, una desmedida vanidad, y presuntuosa satisfaccion de un talento imaginario. Suponga Vmd. uno de estos con menos letras que el Jesus Maria, que en el seguidor de palòtes empezò à hacer puntillos con perfiles á la Arabiga, y despues de estos elementos, se engolfò à estudios mayores, enriqueciendo su memoria con las ideas que han podido sugerir, quatro titulos leidos en el pergamino de un libro que jamás abriò, ò una produccion que no ha entendido; con esto solo, y la tinturilla de los Eruditos á la violeta, se gradùa de hombre consumado, a quien solo falta correr las Universidades para hacerse celeberrimo, y ser el ornamento de las tertulias que freqûenta. ¿Què mayor prueba que verlos à cada paso adornarse con agenos atavìos, y brillar con furtivos lucimientos? Si Vmd. oyera á un hombre de honor hablar de leyes con un Letrado; promover execralidades, citar la Curia Filipica, y rematar una letania de dos horas con un veritas in ore duorum sin haver saludado à Musa Musæ. Si Vmd. viera á un titere de estos con la pluma en la mano, que arrancada quizá de las alas de un Mochuelo la destina à remontarse como Aguila, la mano en la mexilla, el cigarro en la boca, y Rengifo al lado, escribir una linea, borrar siete, y despues de largo rato producir un cìentopies habilitado de Decima, en quien se perdiò el concepto, y apenas por fortuna se encuentra el consonante, ponerse en paralelo con Garcilaso, Lope, Quevedo, y otros Poetas de igual estofa. Si Vmd. los viera transformados en Theologos, defender à pie juntillas la contraria de una proposicion orthodoxa, y oponer contra esta à carga cerrada asi lo dicen los Doctòres, los Concilios, San Agustin, Bossuet, todo à bulto, sin especificacion, y sin conocimiento de lo que citan, de lo que refieren, ni de lo que impugnan. Si Vmd. viese á estos embriones ridiculos de la moda entrarse por los Idiomas extrangeros, tornando el coquette tres bien, sans fazon, y otros del Francès; à Dio bella, obligato servo di lei del Italiano; gravedade, folla, espingarda del Portugués, y con estos raros conocimientos obstentarse universales interpretes! ¿Pero donde voy con la enumeracion de estas despreciables bagatelas? Nada importa que su ignorancia sea tal, que entiendan el canal de Inglaterra en Californias, y hagan á Julio Cesar contemporaneo de Washingston; que su estolidèz funde su merito en la adquisicion de bailar con perfeccion la alemanda, y gorgear con dulzura ò Nimpha Piscatrice. Pero es dolor que estos pretendidos hombres de honor estèn persuadidos, y persuadan à otros à que los verdaderos sentimientos de honor solo se aprenden en las tertulias brillantes, y con el trato de las Coquetas remarcables; que el honor consiste en la disipacion de un juego continuado, en la serie de una intriga sostenida, en el cortejo escandaloso, en el lucimiente de un trèn violento, y desproporcionado; que es honor mentir con desenfado, engañar con desverguenza, ultrajar con orgullo, vivir engolgado en la molicie voluptuosa, y sin conocimiento, ó á lo menos muy superficial de Religion. Esta destructora polilla de las costumbres introducida entre unos jovenes inexpertos, los conduce por la insinuacion, y el exemplo á aumentar el numero de los insensatos: al oído de las incautas Doncellas sorprenden su sencilléz con el alhago, y con su exterior seductivo, y asi se perpetúa un contagio cuyo progreso se hace irremediable.
Será, por ventura, en vista de ese amagado bosquexo, materia poco digna de su Censura la correccion de esta peste urbana, que por confiados, ò negligentes no precavemos? Yo me persuado que serìa objeto dignisimo de un Censòr juicioso la extirpacion de esta casta abominable, y que dandonos una idea cabal del verdadero honor de un Ciudadano, exponiendo sus obligaciones con energìa, y manifestando el caracter opuesto con viveza, porque:::

Nível 4

No es hombre honrado el racional que vive en placeres, y vicios sumergido, que en quien la rectitud no se percibe, ni aun amago de honor se ha conocido: de su esencia merece se le prive, y ser en torpe bruto convertido, que està el honor en la virtud fundado, y solo el virtuoso es hombre honrado.
haria un indecible beneficio à la Sociedad; y lo espera asi de la sana intencion del Sr. Curioso su afecto Matalas callando.

Nível 3

Moderna invencion.

Narração geral

Se ha establecido en esta ciudad, calle del thesoro, una nueva Linterna Magica tan excelente, que reconoce superiores ventajas à las que comunmente nos trahen los Saboyardos: su precio es moderado, y grandes sus provechos, siendo imposible su uso à los que no son casados, y han hecho pruebas de paciencia. No pocos de este numero, al reconocer su deplorable estado por medio de un descubrimiento tan maravilloso, en el dia se miran en los cuernos de la Luna calzados, y vestidos, sin saber como, con mas trén, y galas que un Potentado, de lo que se infiere la utilidad de esta maquina, y los prodigiosos efectos de su magia. Nos persuadimos con justa causa, que no pudiendo abastecer los Maestros, y Operarios el grande consumo que se experimenta, será en adelante mas excesivo el precio, por ver la general aceptacion conque han sido recibidas, y los innumerables compradores que ansiosos las solicitan, con todo que de resulta de su operacion, á mas de los excesivos dolores de cabeza que continuamente padecen los que las manejan, se les minòra tanto la vista, que vienen à quedar enteramente ciegos. Un recien casado, hombre de mucha verdad, y que se le puede creer bajo su palabra, me acaba de asegurar por la cosa de su mayor utilidad (que es su muger) que en todos los dias de su vida se ha visto mas cargado de bienes de fortuna, que desde que abrazò con el nuevo estado dicha maquina, y en reconocimiento de sus beneficios me comunicó en confianza una Cancion Real que en su loòr estaba concluyendo, con animo de darla quanto antes à la prensa con la aprobacion de los jubilados en el oficio.

Nível 3

Siguen los proverbios.

No hay dulzura qual la muerte para el que la està llamando: Ni vida que en comenzando no esté cerca del extremo: Ni forzado que ande al remo, que no pueda ser dichoso: Ni hay ladron para el reposo como una aficion secreta: Ni tan ligera saéta como el pensamiento humano: Ni mas barbaro tirano, que el que con muerte castiga: Ni hace fèe cosa que diga quien tiene poco poder: Ni debe nadie escoger cosa que luego desheche: Ni hay consejo que aproveche à la loca juventud: Ni hay que buscar la salud entre vejèz, y cuidado: Ni animal tan esforzado á quien no venza un mosquito: Ni termino mas finìto, ni infinito, que el del hombre: Ni fama por mas que asombre, que no sea corruptible Ni vista mas apacible, que virtud en cuerpo hermoso: Ni es mal estorvo al vicioso debilidad, ò accidente: Ni hay caudal tan suficiente, que baste al gasto de un loco: Ni quien suba poco á poco, que no descienda rodando: Ni al que su ruego es mandando que se le pueda negar:
El Jueves proximo saldrà el siguiente. Con licencia. Impreso en Cadiz en la Oficina nueva de D. Luis de Luque y Leyva, calle de la Porteria del Carmen. Año de M DCC LXXX

1Al final de cada línea del soneto falta una z, que en la versión original está representada por una Z grande a la derecha de la página, lo cual en nuestra representación resulta imposible.