El Duende Crítico: Jueves doce de Abril de 1736.

Permalink: https://gams.uni-graz.at/o:mws-112-836

Level 1

Jueves doce de Abril de 1736.

Level 2

Contienda èntre Períco, i Mariea

Resucitó Pedro, que Maria en plaza,
sale á ver el mundo,
i sus cosas vàrías. Ven à ver la Corte, ven à ver la danza,
de Monos, vestidos,
que desnudos andan. Què es ver à cuantos que es notar à cuantas,
hechos mui Señores,
à costa de España, Con sangre de pobres, hechas van las galas;
el coche, i libréas,
i otras Marquesadas. A los infelices fuertes abasallan,
burlando del Reyno,
i de quien lo manda. Tanto sobre sueldo, i pensiones tantas,
que el Erario dejan,
sin cuarto ni blanca. Un Mateo-Pablo borríco de carga,
que de hacer el frangote
bajó las espaldas. Oi de gran Minístro hecha arrogancia,
si no se caiera
de la Torre-blanca. El subió aprisa, Patiñas escalas,
si el rapto de Pablo
no le despeñára. El cur me persqueris, oió tan de gana
que buelto à su acuerdo
del fardo se agarra: Con su compañero hobáto1, se andába
sin duda nínguna
que son de una Masa. Què de monipòdios èntre èstos andába;
el ciento por ciento
no les alcanzaba. Por trinca tenían à Erce2en la trampa
para que del polvo
les llene las capas. Pero à todos tres, las buvera capada
les víno à salir;
con sustos, i ánsias. Que cosas se encuentran! que tropel de estafas!
Frazquito Iturralde,
à esta gente honrrada. Huntaban sin tino i con arrogancia,
del Rey, i del Reyno,
entera, la Capa. La Tesorería, encerraba tanta sabandija inútíl
que el verla quebranta. Mui grandes Señores todos se juzgaban,
recibiendo incienso
sacrificio, i àra. Quien eran aquestos? inútil gentualla,
que aquí los trageron
por tercios en cargas. Pusieronse en límpio, los Sueldos los arman,
no de caballeros,
si de su arrogancia. Estas gentecíllas el Reyno mandában;
tiesos de pescuezo,
sacados de panza; Este zurri-burri ià caió de espaldas,
cuando discurrían
ser unas murallas. A otros muchos de èstos les tiembla la barba,
i puesta en remójo,
la nabaja aguarda. Los Arrendadores en quienes paraban,
los grandes tesoros,
que el Reyno sufragan. hechos carne, i sangre, con gruesas ganáncias,
Maiorazgo fundan,
titúlan sus casas. Un escribanillo de paja, i cebada,
mozo que fue aier
i luego de Cartas. Marques de la fuente, con cruz colorada,
hecho Señoron,
dominando à España. Estos torbellinos que el àire levanta,
si furiosos suben,
mas rápidos vajan. Pues el buen Perales3 de Escribana casta,
qu en falsos papeles,
se engolfa, i ensancha. Si del testimónio aòra no se agarra,
poco le valdrá
la Santa Cruzada. Otras cachifaches que en aquesto andan,
que aiér de un figon,
juraban la plaza. Oi por que les cortan las uñas, i garras,
se fingen quebrados
i a la Iglesia marchan. Pero por delante su dinero marcha,
à cierto convento,
que sirve de capa. No creo que pase en blanco èsta maula,
si Iturralde advierte,
aquesta maraña. A Valparda4el susto, le tiró de la cama,
aunque disimula,
le golpe, i la alvarda. Pues tambien se acerca el bueno de Aumada5,
que siendo tan flaco,
la carne levanta. Con el triste Pablo, acuenta, i ganáncia,
asta el buen señor
de la mano honrrada. I el de colorado, que en Visperas anda,
de dar del Banquillo,
su calabazada. Con aquel Escoti. 6 Monstruo de la Italía,
mas que Eliogabalo,
en vìcios, è infamias: Vende Beneficios, de una Mitra santa,
asi como empléos,
con conciencia anpla. Dueno està del todo, desta accion sagrada,
que con ella està
à cuenta, i ganancia: I solo no es èsto; titulos despacha,
i a mui poco precio,
llabes, i Garnachas. Si Juan de Iturralde,7 en èsto repara,
es bien que lo enmiende,
i atáge èsta llama. Pregunte à Ferrári,8 que es quien levanta,
el vapor del víno
para hacer su casa. La llave, i la cumbre quien la puso tasa?
A fe que los Reyes
poco de esto alcanzan. Aquel eharangüel, 9 que en Cadiz se halla,
quien le tituló?
I à otros de èsta traza. I los monipodios que en Cadiz, un Bazas10
està egecutando,
es cosa de chanza? Las Naves que ancoran, en aquellas raf/jas,
no créas comercian
en cosas de Olanda. Hechos carne, i sangre con la puerta franca,
en las Indias entran
como por su casa. Hoi los Españoles solos son Pantalla
de Olanda, de Ingleses,
como de la Francia. Los Gobernadores, les sirben de capa,
digalo Bohorgues11
cuando alli se hallába. Mas gobierno oi necesita España,
que loque dispone
la nueva alianza. Es razón se observa dentro de murallas,
que dentro de Bàjeles,
que millones sacan, Tanto ladroncíllo que en el mundo se hallan,
sin residenciarles,
que quieren que hagan? Desde esta tronera, los Puertos de fraudan ;
sobstienen los malos,
los buenos arrastran. Aquí que esta el mal, el remedio falta,
dejandose el tronco,
se van por las ramas. Viene el Estrangero, à obserbar, i calla,
siembra, i recoge,
cuanto pone en planta. De los mal alzados, son de los que agarra,
secreto, i decreto,
i ande la entruchada. Estas testas de fierro van las Toneladas,
nabes de permiso
por poca ganáncia. Despiden las flotas, sin llegar à España
mas que solo el nombre
i èste sin sustancia. Que un Nabío, i cuatro, en ventura se hallan,
i los comandantes,
los maman, i callan. En Indias se obserba la misma tonada;
de modo que en fería
del Reyno no ai nada. Los frutos de allá en el Norte encajan,
i a crecìdos prècios,
nos los desembarcan. Callar, i callemos, que algunas Patacas,
vienen à èste Pueblo,
à cara tapada. De las Cobachuelas no hablémos palabra;
que bien que lo díjo
el que al palo atan. I por ser verdad, lo hecharon a chanza,
àsta que el buen Rojas12
á la inocéncia àta. Por lo que de Alcaldes predidía en la Sala,
como de èstos Gansos
en el mundo se hallan. Mucho puedo oi la torpe ignorácia
tanto que en el Sólio
està bien sentada. A cuadra con èso, hombre de sustancía
El picaro astúto,
logra de èsta Farsa. A merced de Rey, rendir todo a plaza;
A Juan de Iturralde
armandole andan, como à su Banquillo quitarle una pata,
como ha descubierteo
la manta Juana. Que como ojaldrado el pastel tapába,
se la están urdiendo
de mas de la marca. Pero especial mente , los de la gran Casa,
à el sele da poco,
por que Dios le ampara. El no quiere robos ni permite infámias,
mucho al Rey le importa
su gobierno i maña. Con su gran conducta i su fe tan clara,
buenos Directores
tiene en su compaña. Que lo que uno ignora el otro lo alcanza,
el fin es mui bueno,
la intencion no es mala. Pues es Rey, i el Reyno, con esto descansa, el tropel de robos
con èsto se ataja. El fraude estrangero, que tan suelto andaba,
(tanto que en Levante
dejaron sus cartas) volveranse àmas , que aquí ià no ai nada.

1Contador de rentas provinzs.

2Administrador Grál de Tabacos.

3El Bulero.

4Asentista de salinas

5Corregidor de Madrid.

6Aio delinquente dn. Luca

7Ministro de hacienda.

8Asentista de Aguardte.

9Marqus. de casa Madr. aliás el Charrangzo.

10Intendte. de Marina, i Presidente de la Contratacion de Cadiz.

11Gobernador de Cadiz.

12Presidente de la Sala.